Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El desorden digital de los empleados representa un riesgo para la seguridad

  • Endpoint

oficina empleados

El desorden digital incluye los archivos, documentos y datos creados en el trabajo sin la visibilidad o el control total de la empresa sobre cómo se almacenan y quién accede a ellos. El 72% de los empleados almacena en el trabajo documentos que contienen datos personales.

RECOMENDADOS:

Tecnologías que dan al dato el protagonismo que merece (WEBINAR) 

Cinco retos de la innovación en cloud

Informe IT Trends 2019: La realidad digital de la empresa española

Mejores prácticas para implementar una plataforma ágil

Robo de credenciales: prioriza la seguridad de tus apps

Instalación de Redes WiFi y LAN en Hoteles

El informe global "Eliminando el desorden digital en los negocios" de Kaspersky Lab ha encontrado correlaciones entre la creación del desorden digital en el trabajo y hábitos humanos como organizar una nevera. Según el mismo, el 95% personas organiza su frigorífico de la misma manera que su vida digital.

El desorden digital incluye los archivos, documentos y datos creados en el trabajo sin la visibilidad o el control total de la empresa sobre cómo se almacenan y quién tiene acceso a ellos. Se convierte en un riesgo de seguridad cuando consideramos que el 72% de los empleados almacena en el trabajo documentos que contienen datos de identificación personal o confidenciales, los cuales, si se expusieran, podrían dañar a una empresa, a sus empleados y, potencialmente, a sus clientes.

Abordar el desorden digital es un desafío para las empresas y uno de los pasos más importantes es comprender quién es responsable de ello. El 71% de los empleados creen que los líderes empresariales, el equipo de TI o de seguridad deben ser responsables de garantizar que los correos electrónicos, archivos y documentos tengan los derechos de acceso adecuados, en lugar de ellos mismos. El problema es que, si bien los equipos de TI y de seguridad pueden controlar el acceso dado a los empleados para acceder a los archivos y carpetas, hay espacio para el error humano.

Ya sea de manera accidental o intencionalmente, los empleados podrían darles a sus colegas o personas ajenas a la empresa acceso a credenciales o saltarse a los administradores de TI con nuevas herramientas de colaboración. Con los empleados que crean y colaboran en varios documentos simultáneamente, todos deben asumir la responsabilidad de sus acciones que causan desorden digital.

"Dado que los volúmenes de datos aumentan de manera exponencial, los líderes empresariales deberían darse cuenta del desorden digital y su posible riesgo de seguridad", apunta Maxim Frolov, vicepresidente de ventas globales en Kaspersky Lab. "Es cierto que la organización de la nevera no garantiza la defensa contra las brechas de seguridad, pero la implementación de la misma mentalidad hacia el desorden digital lo hará más resistente frente a las amenazas informáticas. Los empleados deben ser educados sobre cómo administrar mejor sus activos digitales, y debe existir una protección simple pero efectiva; una que no agregue complejidad, sino que la reduzca".

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos