El mercado de detección y respuesta gestionada doblará su tamaño en cinco años

  • Actualidad

El mercado de detección y respuesta gestionada doblará su tamaño en cinco años

La demanda empresarial de soluciones de detección y respuesta gestionada (MDR) para abordar diversas amenazas y ataques cibernéticos está aumentando. De hecho, según un estudio de MarketsandMarkets, el mercado moverá en torno a los 5.600 millones de dólares en 2027, lo que supone casi el doble de lo previsto para 2022: 2.600 millones.

El mercado MDR va a crecer a una tasa anual compuesta del 16% hasta 2027, hasta alcanzar un volumen de negocio de 5.600 millones de dólares, frente a los 2.600 estimados para 2022.

Entre los factores que impulsan la demanda destacan la escasez la escasez de profesionales capacitados en ciberseguridad y las restricciones presupuestarias, las regulaciones y las estrictas políticas de compliance o conformidad normativa.

Este es un mercado muy atomizado en el que destaca, según el informe, la compañía española Ackcent, junto con proveedores como CrowdStrike, Rapid7, Red Canary, Arctic Wolf, Kudelski Security, SentinelOne, Proficio, Expel, Secureworks, Alert Logic, Trustwave, Mandiant, Binary Defense, Sophos, Esentire, Deepwatch, Netsurion, Gosecure, LMNTRIX, Underdefense, Cybereason, Critical Start, Cysiv y Critical Insight.

La demanda es alta en todos los sectores que necesitan hacer frente a amenazas y ciberataques muy diversos, como el ransomware, el cryptojacking o los incidentes que comprometen el correo electrónico corporativo.

Sin embargo, puede existir un freno. Como destaca el informe, la externalización de las operaciones de seguridad implica muchas consideraciones, como la seguridad de la infraestructura del proveedores, la pérdida de control que tiene que asumir la empresa, al entregar datos a un tercero, los costes o la calidad del servicio. Sin un elevado grado de confianza en el proveedor, es imposible que se subcontraten estos servicios.

En cuanto a la evolución del mercado, la consultora pone de relieve que, dado que el dinamismo en el entorno de TI empresarial no tiene precedentes, los ciberataques se producen a un ritmo cada vez mayor y con un nivel de complejidad cada vez mayor.

La solución es la ciberseguridad de última generación servicios integrados con tecnologías avanzadas, como machine learning y análisis de comportamiento, para ofrecer una protección contra amenazas de vanguardia mediante la integración de la conciencia contextual en tiempo real, la automatización de la seguridad inteligente y la provisión de una respuesta rápida, y un bajo coste de propiedad. 

Estos servicios administrados de próxima generación aprovechan conceptos tecnológicos avanzados, como ML e IA, para determinar de manera proactiva la causa raíz de la amenaza y ayudar a proteger la información crítica en las redes, los endpoints y las capas de las aplicaciones. 

Los proveedores están implementando los conceptos de IA , ML y reconocimiento de patrones para actualizar automáticamente el conjunto de reglas de seguridad para proteger eficazmente la infraestructura de las empresas.