La transparencia en la privacidad sigue siendo un problema en todo el mundo

  • Actualidad

privacidad

Según Avast, las personas que viven en países libres, con normativas de privacidad más estrictas, tienen un menor riesgo de ser víctimas de un ciberataque (30%) que las que lo hacen con bajos niveles de libertad. En ellos, asciende al 36%. Sin embargo, en ambos casos la transparencia en la privacidad sigue siendo una asignatura pendiente.

La firma de ciberseguridad define el bienestar digital como una combinación de libertad digital, ciberseguridad y privacidad, sumada a la capacidad de un usuario de hacer uso de Internet de manera abierta, regulada, privada, segura e informada y, según su estudio, la pandemia ha tenido un gran impacto sobre él en todo el mundo, ya que los usuarios de Internet han sufrido una difusión de desinformación sin precedentes, un aumento de las estafas y ciberataques, y la implementación de tácticas autoritarias por parte de diversos gobiernos.

Así lo explica su informe, en el que ha combinado sus propios datos sobre riesgos de ciberseguridad y retos de privacidad con los del estudio “Libertad en la Red”, de Freedom House, que evalúa el grado de libertad que tienen las personas que navegan por Internet en un país, basándose en el grado de vigilancia y restricciones como, por ejemplo, redes sociales bloqueadas, censura o debates online deliberadamente manipulados, así como redes informáticas interrumpidas.

El documento de Avast revela que los usuarios de Internet que viven en países libres tienen un menor riesgo de ser víctimas de un ciberataque (30%) que los de países parcialmente libres o no libres (ambos con un 36%), lo que puede estar relacionado con factores como el índice de violación de los derechos de los usuarios, la prohibición de los servicios de encriptación, la vigilancia estatal a gran escala, la recopilación de datos y la presencia de puertas traseras utilizadas para la vigilancia estatal. "Nuestros resultados indican que cuando los gobiernos de todo el mundo restringen la libertad online de sus ciudadanos, aumenta el riesgo de que las personas sean víctimas de ciberataques. En estos países, este hecho suele estar vinculado a un PIB más bajo que conduce al uso de sistemas más antiguos y más propensos a sufrir ataques, y a la descarga de contenidos gratuitos y potencialmente ilegales, que a menudo son menos seguros. Sin embargo, la distinción no es tan clara: los habitantes de los países con más libertad digital siguen sufriendo ataques frecuentes, y nuestra investigación muestra que aún queda trabajo por hacer en lo que respecta a la protección de la privacidad, tanto en los países libres como en los que no lo son", afirma Ondrej Vlcek, CEO de Avast.

Niveles de riesgo
Según Avast, la lista de diez países con más riesgo de que sus usuarios de Internet sean víctimas de un ciberataque son China (46,8%), Egipto (44,7%), Vietnam (43,3%), Etiopía (43,2%), Pakistán (40,2%), Venezuela (37,5%), Emiratos Árabes (36,1%), Arabia Saudí (33,9%), Myanmar (33,7%) y Uzbekistán (32,9%).

El nivel de riesgo cae ostensiblemente en países más libres. Por ejemplo, en Italia al 23,9%; Alemania, al 24,1%: en Reino Unido, al 24,4%; en Francia, al 27% o en Canadá, al 26,9%.

Las políticas de privacidad no son suficientes
El informe también ha revelado que es más probable que los sitios web de los países libres (según el Índice de Libertad en la Red) tengan políticas de privacidad (70%) que los sitios web de los países considerados parcialmente libres y no libres (52% y 47%). Sin embargo, el estudio también señala que, aunque las políticas de privacidad son más frecuentes en los primeros, no parece haber una correlación directa entre la vaguedad y la legibilidad de esas políticas y el nivel de libertad online de esos países. En otras palabras, parece que la mera presencia de una política de privacidad robusta en un país puede no ser suficiente para garantizar la protección de la privacidad de sus ciudadanos.