Disuelven canales de más de 100.000 miembros dedicados al 'carding'

  • Actualidad

Guardia Civil

La Guardia Civil ha disuelto grupos de más de 100.000 miembros de una conocida app de mensajería dedicados al 'carding' en una operación contra el fraude informático. Se ha desarticulado una de las organizaciones cibercriminales internacionales más importantes dedicadas al fraude informático y la operación se ha saldado con once detenidos.

En el marco de la operación RECOLECTOR, la Guardia Civil ha desarticulado de una organización criminal internacional dedicada a la comisión de delitos relacionados con el fraude informático en todo su espectro. En la operación se ha procedido a la detención e investigación de once personas en España y Chile, a los que se les imputan los supuestos delitos de estafa agravada, pertenencia a organización criminal, usurpación de identidad y falsedad documental, entre otros.

Según ha explicado la Guardia Civil en un comunicado, la principal actividad del entramado de ciberdelincuentes, con miembros ubicados en España, EEUU, Chile, Venezuela, Perú, República Checa, México y Marruecos, era la obtención ilícita de datos relacionados con las credenciales de pago (generalmente tarjetas de crédito), tanto para su explotación directa en plataformas de comercio online por la propia organización, como para proceder a su venta en canales de una conocida app de mensajería y en foros de la dark web. Este conjunto de actividades delictivas es conocida en el mundo del cibercrimen como 'carding'. 

Su forma de actuar se basaba, fundamentalmente, en la suplantación de sitios web reales, pertenecientes a entidades bancarias nacionales e internacionales así como de conocidas empresas de servicios de contenidos en multimedia en streaming, y obtener con ello de esa manera los datos de las víctimas. Para la consecución de sus objetivos delictivos hicieron uso de diferentes tipos de malware como el troyano bancario Zeus y TinyBanker, keyloggers, herramientas para ataques de denegación de servicio, bots, redes botnet, y diversos tipos de ransomware que se encontraban a su disposición.

A la organización se le imputan más de 2.500 hechos delictivos con más de 300 empresas a nivel nacional afectadas, que causaron un perjuicio patrimonial que podría alcanzar el millón de euros. A lo largo de la operación, se obtuvo información del uso de más de 42.000 tarjetas de crédito por parte de los diferentes integrantes de la organización delictiva, y se han localizado tarjetas de crédito utilizadas por los ciberdelincuentes de 47 países en todo el mundo.

Con el operativo de la Guardia Civil se ha detenido a 11 personas e investigado a otras 20. También se ha conseguido el cierre y la disolución de los grupos más importantes de una conocida app de mensajería dedicados al carding a nivel nacional e internacional, algunos de ellos con más de 100.000 miembros, canales que estaban dedicados a la compra-venta de credenciales de pago de tarjetas de crédito. 

Se han realizado cuato registros domiciliarios, dos en las provincias de Cádiz y Málaga, y otros dos en Santiago de Chile, en los que se ha incautado abundante documentación relacionada con credenciales de pago usurpadas, dispositivos de almacenamiento electrónico, dispositivos tecnológicos para la comisión de los hechos delictivos, además de criptomonedas. 

Según la Guardia Civil, la organización criminal contaba con un alto nivel de sofisticación y perfeccionamiento, llegando a contratar campañas de publicidad en sitios de buscadores y redes sociales donde configuraban diferentes parámetros (edad, ubicación y resto de perfiles) para conseguir la máxima rentabilidad.

TAGS Actualidad