Siete maneras de proteger los dispositivos inteligentes del hogar

  • Endpoint

Hacker dispositivos hogar

El 40% de los españoles tiene algún dispositivo inteligente en casa y nueve de cada diez personas consideran que estos aparatos facilitan la vida. No obstante, los hogares con dispositivos inteligentes están expuestos a 12.000 ciberataques a la semana desde cualquier parte del mundo, por lo que conviene saber cómo protegerlos. Repasamos cómo hacerlo de la mano de Check Point.

El número de puntos de acceso que los ciberdelincuentes pueden utilizar para robar información privada y personal se ha multiplicado, según Check Point. El proveedor ha reunido siete recomendaciones para mantener la seguridad de los dispositivos inteligentes domésticos. Son los siguientes:

- Actualizar el software: actualizar los dispositivos cuando sea necesario es indispensable para mantener una casa y sus datos protegidos. Los ciberdelincuentes cambian su manera de atacar de forma constante y por ello es importante tener una protección actualizada contra estas amenazas.

- Configurar una red Wi-Fi independiente para los dispositivos: la mayoría de los routers permiten crear una red independiente para ellos, lo que implica más obstáculos para cuando los ciberdelincuentes intenten acceder. También es posible establecer una "configuración de invitados" para que permita a los amigos y a la familia acceder a Internet, pero sin el riesgo añadido de tener que registrar o compartir sus datos de acceso a la red principal.

- Aumentar el nivel de las contraseñas: cuando se trata de crear contraseñas fuertes para los dispositivos hay que asegurarse de que sean aleatorias y no personales. Es cierto que las contraseñas complejas son más difíciles de recordar, así que es recomendable utilizar un gestor de contraseñas para mantenerlas protegidas.

- Doble autenticación: si se establece una forma adicional de autenticación, conocida como de dos factores o 2FA, se puede disuadir a los ciberdelincuentes de acceder a estos aparatos. Aunque esto puede suponer un ligero inconveniente para el usuario, no es nada comparado con el trastorno que puede causar un ciberataque.

- Cifrado: hay que garantizar que un router utilice el nivel más alto de encriptación para mantener los datos a salvo de amenazas no deseadas. Asegúrese de no olvidar los extensores Wi-Fi internos o las redes domésticas Powerline, que también tendrán una configuración para permitir el cifrado en toda la red doméstica. Esto, a su vez, añadirá una capa adicional de protección, no sólo para su router, sino también para sus dispositivos inteligentes.

- Cambiar la contraseña por defecto del router: esta es diferente a las contraseñas de la red Wi-Fi, pero igual de importante. La mayoría de los routers tienen una contraseña simple por defecto para permitir una fácil configuración cuando se instalan por primera vez, pero como resultado son igual de fáciles de adivinar para los ciberdelincuentes, incluso hay listas de las más comunes online, por lo que hay que estar seguro y cambiarlas tan pronto como sea posible.

- Mantener protegidos los dispositivos profesionales: dado que cada vez más personas trabajan desde casa, es importante que se protejan los dispositivos de trabajo tanto como los personales cuando dependen de la red Wi-Fi doméstica. Para ello, hay que asegurarse de que están actualizados con la última tecnología antimalware. Si se mantienen seguros, se puede reducir la amenaza que suponen.