Proteger entornos de TI cada vez más complejos es un reto para las empresas

  • Endpoint

empresa tecnologia

La falta de visibilidad sobre la infraestructura es el reto más común para las organizaciones europeas cuando se enfrentan a amenazas complejas. Más de un tercio de estas reconocen que la necesidad de protección de esos entornos incrementa la inversión en seguridad TI.

Recomendados: 

El papel de la ciberinteligencia en la seguridad empresarial Webinar

Gestión de riesgos para la mejora de los planes de continuidad de negocio Leer

En 2020, los confinamientos y el trabajo remoto estimularon el uso de las tecnologías digitales en las empresas, impulsando la adopción masiva de nuevos servicios de TI y cambios en la infraestructura tecnológica. Pues bien, el hecho de necesitar garantizar la seguridad de estos entornos cada vez más complejos se ha convertido en un verdadero reto para el 43% las empresas europeas, superando incluso al cumplimiento de las políticas de seguridad (42%), como señala el último informe de Kaspersky "IT Security Economics". La preocupación que ha permanecido en primer lugar durante varios años es la protección de los datos, según el 55% de las empresas.

El coste de asegurar entornos cada vez más complejos crece así hasta el segundo puesto en el ranking de los principales retos a los que se enfrentan los responsables de TI de las empresas europeas en 2021. La digitalización, el trabajo remoto y el cada vez mayor uso de la nube, genera una complejidad que puede impactar en la visibilidad de las amenazas y la respuesta a los incidentes de las organizaciones.

El problema de la infraestructura compleja no se refiere únicamente a la dificultad para desplegar herramientas de seguridad. También hace que resulte mucho más difícil rastrear los signos de un ataque y responder a él de forma oportuna para minimizar los posibles daños. De hecho, para el 65% de las organizaciones europeas, la falta de visibilidad sobre la infraestructura es el reto más común cuando tienen que hacer frente a amenazas complejas.

Afortunadamente, el aumento de la complejidad de su infraestructura de TI ha hecho que más de un tercio (38%) de las empresas aumentase su presupuesto de seguridad de TI (ligeramente por encima del 37% en 2020).

“Cuando se trata de la ciberseguridad corporativa, la preocupación no es exclusivamente sobre las amenazas en constante evolución. Una infraestructura de TI corporativa heterogénea y en constante cambio aumenta aún más lo que está en juego. Por un lado, complica el propio proceso de protección; por otro, las consecuencias de un ataque que tenga éxito pueden ser mucho más difíciles de abordar. Afortunadamente, el sector de la ciberseguridad no deja de trabajar. La inteligencia sobre amenazas más actualizada y las soluciones para la detección y la respuesta deberían ayudar a las organizaciones a asumir el reto y adoptar cualquier innovación para el crecimiento de su negocio", afirma Alfonso Ramírez, director general de Kaspersky Iberia.