La pandemia ha alimentado el aumento de la ciberdelincuencia en todas sus formas

  • Endpoint

pirateria hacker

Mientras que los grupos de ransomware se han aprovechado del teletrabajo generalizado, los estafadores han abusado de los temores ante la COVID-19 para estafar a las víctimas o ganar acceso a sus cuentas bancarias. El aumento de las compras online en general ha atraído a más estafadores.

Recomendados: 

El papel de la ciberinteligencia en la seguridad empresarial Webinar

España en la era post-COVID: TI para transformar el negocio Leer

La digitalización acelerada relacionada con la pandemia de la COVID-19 ha influido significativamente en el desarrollo de una serie de ciberamenazas, según la nueva edición del informe Evaluación de Amenazas de la Delincuencia Organizada en Internet de Europol, que indica que los delincuentes se han apresurado a abusar de las circunstancias actuales para aumentar las ganancias, extendiendo sus tentáculos a diversas áreas y exponiendo vulnerabilidades, conectadas a sistemas, hospitales o individuos.

Entre las principales amenazas, el informe destaca los programas de afiliados de ransomware, que permiten a un grupo más grande de delincuentes atacar a grandes corporaciones e instituciones públicas amenazándolos con métodos de extorsión de múltiples capas, como los ataques DDoS; el malware móvil, que evoluciona a medida que los delincuentes intentan eludir medidas de seguridad adicionales, como la autenticación de dos factores; las compras online, que han llevado a un fuerte aumento en el fraude online; el material autogenerado explícito, que es una preocupación creciente y también se distribuye con fines de lucro; y el abuso de servicios legítimos como VPN, servicios de comunicación encriptados y criptomonedas, para facilitar una amplia gama de actividades delictivas.

Además de ampliar los esfuerzos para abordar estas amenazas desde una perspectiva de aplicación de la ley, para la Europol es crucial agregar otro nivel de protección en términos de ciberseguridad. La implementación de medidas como la autenticación multifactor y la gestión de vulnerabilidades son de suma importancia para disminuir la posible exposición a las ciberamenazas. La sensibilización y la prevención son componentes clave para reducir la eficacia de los ciberataques y otras actividades delictivas cibernéticas.

La directora ejecutiva de Europol, Catherine De Bolle, destaca que "las operaciones mundiales, como el exitoso derribo de la botnet Emotet, han demostrado la eficacia de la cooperación internacional. Los grupos de ransomware han intentado interrumpir las infraestructuras críticas, como las de los proveedores de servicios y las instituciones gubernamentales, para aumentar sus ganancias sin preocuparse por los posibles daños que tales interceptaciones pueden causar a la seguridad pública. Frente a esto, las autoridades y el sector privado de todo el mundo se mantienen firmes y listos para mitigar juntos cualquier amenaza que chantajee la estabilidad de nuestras sociedades".