Cinco consejos para proteger la WiFi en vacaciones

  • Actualidad

Wi-FI movilidad

Esta es una época del año en la que muchos propietarios abren las puertas de sus casas de veraneo a amigos, familiares o, incluso, a inquilinos. Por eso es necesario tomar no está de más tomar una serie de precauciones para proteger la red WiFi, que han reunido los expertos de Plume.

Recomendados: 

Claves de seguridad para las nuevas aplicaciones web y API. Ebook

Protegiendo los datos corporativos en aplicaciones basadas en cloud. Leer

Como nos recuerdan los expertos de esta compañía especialista en servicios de comunicaciones, el problema de abrir la red WiFi a invitados es que estos podrían estar poniendo el peligro la privacidad de los datos sin siquiera saberlo. Aunque los dispositivos infectados con malware y las URL maliciosas pueden no ser lo más importante para el propietario, si los invitados conectan dispositivos infectados a la red doméstica, la red y sus datos se volverán vulnerables.

Para proteger la red doméstica y permitir que los invitados también naveguen de manera segura, estos son sus consejos:

1. No dar a los invitados la contraseña principal de la red WiFi. Dado que la mayoría de los anfitriones quieren garantizar la mejor experiencia posible para los invitados, tienden a dar a todos su contraseña principal de la red WiFi. Esto es extremadamente peligroso desde una perspectiva de seguridad de datos. Por un lado, a medida que esa contraseña circula, el WiFi seguro se vuelve mucho menos seguro. Por otro lado, otorgar acceso a la red puede comprometer la privacidad de sus datos si algún dispositivo invitado se infecta. 

Una vez que se conecta un dispositivo infectado, el ataque puede propagarse a otros dispositivos en la red, poniendo en riesgo elementos como fotos, videos familiares o archivos de impuestos almacenados en el dispositivo de almacenamiento conectado a la red (NAS). 

2. Crear una contraseña única para cada invitado. Cuando se trata de proteger la privacidad de los datos, los sistemas WiFi domésticos tradicionales tienen funciones que lo respaldan, pero pueden no ser obvias y resultar engorrosas de usar. Por ejemplo, si se está utilizando una configuración básica de seguridad y el propietario desea protegerse, es posible crear una red de invitados separada que aísle toda la actividad de Internet de la red doméstica. Con la existencia de esta red separada, los invitados podrían acceder a Internet. Pero, si éstos quieren conectar su teléfono al televisor inteligente o imprimir una tarjeta de embarque, no podrán hacerlo porque todos los dispositivos del hogar están fuera de la red de invitados. 

3. Cambiar periódicamente las contraseñas de invitados. Si bien crear una red de invitados separada es ciertamente mejor que dar acceso a los invitados a la red principal, esto último no es infalible. Una vez configurada, es muy probable que el propietario elija una contraseña de invitado y nunca la cambie. Tener una contraseña reutilizada entre invitados puede plantear problemas porque pueden volver a iniciar sesión en la red desde una proximidad física razonable o compartirla con amigos, por ejemplo.

4. No dejar la seguridad en Internet al azar. Si bien es probable que el propietario descargue actualizaciones para mantener sus dispositivos seguros y sepa que no debe hacer clic en enlaces sospechosos ni visitar sitios web dudosos, no debería confiarse de sus invitados, porque los sitios web maliciosos pueden lanzar todo tipo de ataques, desde spam hasta spyware, y comprometer la privacidad de los datos. 

Un software antivirus tradicional puede ayudar a mantener seguros los dispositivos donde se ha instalado, pero no puede controlar si los invitados usan dicho software. No solo eso, sino que las soluciones antivirus tradicionales no se pueden instalar en dispositivos de IoT que no usan un navegador, como timbres inteligentes o termostatos. 

5. Practicar una "higiene de red" segura para protegerse contra dispositivos infectados. Con todos los dispositivos disponibles, rara vez consideramos que podría haber un peligro al traer nuevos dispositivos a nuestra red. Sin embargo, entre los dispositivos conectados existentes y los que los invitados agregan al WiFi, el usuario puede terminar rápidamente con más dispositivos de los que puede rastrear.

Los dispositivos IoT como cámaras de seguridad, bombillas o altavoces inteligentes, no siempre están protegidos con software antivirus. Eso, combinado con el firmware desactualizado y el uso de contraseñas predeterminadas, los hace extremadamente vulnerables a los ataques. Un ataque exitoso en un dispositivo IoT puede comprometer la seguridad de los datos y hacer que otros dispositivos se vean afectados por ataques de denegación de servicio (DoS) o ransomware. Incluso si el propietario no tiene ningún dispositivo IoT propio, sus invitados pueden traer un monitor para bebés conectado a WiFi o un altavoz inteligente.