¿Cómo proteger una red WiFi doméstica?

  • Actualidad

router-atacantes

El router es un dispositivo esencial para disponer de conexión a Internet en nuestro hogar y no está libre de posibles vulnerabilidades que pueden desembocar en ciberataques. Estas son las claves para evitarlos.

Está claro que hoy en día es indispensable tener una buena conexión a Internet, tanto para realizar tareas cotidianas, como comprar online, como para trabajar desde casa. Por eso, hay que preocuparse de la ciberseguridad en el hogar y, por tanto, proteger la red doméstica.

Al respecto, Eset señala que uno de los errores más habituales que cometen los usuarios tras instalar un router en su domicilio es no cambiar las credenciales que vienen por defecto. De esta forma, si además se permite el acceso remoto al router, un atacante podría acceder al dispositivo y a la red doméstica sin dificultades, ya que las credenciales de acceso por defecto son muy sencillas de encontrar en los manuales y webs oficiales de los fabricantes.

El principal problema derivado de la no sustitución de las credenciales de acceso a la red WiFi podría provocar el acceso remoto al router de cualquier ciberdelincuente. Este, una vez dentro, podría monitorizar las acciones de cualquier dispositivo que se encuentre conectado a la red doméstica, incluyendo ordenadores, smartphones, tablets, Smart TVs, etc., mediante el análisis del tráfico que no estuviese cifrado.

Además, un atacante con este acceso remoto al dispositivo podría redigirir al usuario a webs maliciosas e incluso inducir a la descarga de código malicioso que puede llegar a comprometer nuestro dispositivo. Además, muchos delincuentes aprovechan el router y la conexión a Internet de la víctima para realizar acciones como la descarga de material ilegal, la realización de ataques de denegación de servicio distribuidos o incluso el minado no autorizado de criptomonedas.

El cambio de las credenciales por defecto constituye uno de los puntos más importantes para salvaguardar la seguridad de una red doméstica, sin embargo, no es el único. Otra de las recomendaciones del especialista es la actualización continua del router, si bien es cierto que hay fabricantes que no las permiten. En este punto, el usuario no dispone de muchas alternativas para proteger su red doméstica, salvo el cambio de router por otro que no sea vulnerable o, que al menos, publique actualizaciones periódicas que corrijan posibles fallos en el sistema. El modelo elegido debe ser compatible con la conexión y servicios contratados.