Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Estos son los ejes de la estrategia europea para una "Unión de la Seguridad"

  • Actualidad

bandera europea

La Comisión Europea ha presentado la nueva estrategia de la UE para una Unión de la Seguridad para el período 2020-2025, centrada en ámbitos prioritarios en los que la UE puede aportar valor para ayudar a los Estados miembros a promover la seguridad de todos los habitantes de Europa.

 

La estrategia establece los instrumentos y las medidas que deben desarrollarse durante los próximos cinco años para garantizar la seguridad en nuestro entorno físico y digital. El plan cubre aspectos muy amplios, desde la lucha contra el terrorismo y la delincuencia organizada, la prevención y la detección de las amenazas híbridas o el incremento de la resiliencia de nuestras infraestructuras críticas, a la promoción de la ciberseguridad y el fomento de la investigación y la innovación.

Estas son las cuatro prioridades estratégicas de actuación que rigen el plan europeo:

Un entorno de seguridad con garantías de futuro
Las personas dependen de determinadas infraestructuras clave, tanto en línea como fuera de línea, para viajar, trabajar o beneficiarse de servicios públicos esenciales, y los ataques contra estas infraestructuras pueden provocar perturbaciones enormes. La preparación y la resiliencia son esenciales para una recuperación rápida. La Comisión presentará nuevas normas de la UE sobre la protección y la resiliencia de las infraestructuras críticas, físicas y digitales.

Los recientes atentados terroristas se han dirigido contra los espacios públicos, incluidos los lugares de culto y los nudos de transporte, aprovechando su naturaleza abierta y accesible.La Comisión promoverá una mayor cooperación entre los sectores público y privado en este ámbito, a fin de garantizar una mayor protección física de los lugares públicos y sistemas de detección apropiados.

Los ciberataques se han vuelto más frecuentes y sofisticados. A finales de año, la Comisión debe completar la revisión de la Directiva sobre seguridad de las redes y sistemas de información (la principal legislación europea en materia de ciberseguridad) y esbozar las prioridades estratégicas en materia de ciberseguridad para garantizar que la UE pueda anticiparse a la evolución de las amenazas y hacerles frente.

Además, la Comisión ha detectado también la necesidad de una Unidad Informática Conjunta como plataforma para una cooperación estructurada y coordinada.

Por último, la UE debe seguir creando y manteniendo asociaciones internacionales sólidas para continuar previniendo, desalentando y respondiendo a los ciberataques, así como promover las normas de la UE con el fin de incrementar la ciberseguridad de los países socios.

Hacer frente a las amenazas cambiantes
Los delincuentes aprovechan cada vez más los avances tecnológicos para alcanzar sus fines, y los programas maliciosos y el robo de datos van en aumento. La Comisión se asegurará de que las normas vigentes de la UE contra la ciberdelincuencia se adecúen a su finalidad y se apliquen correctamente, y estudiará medidas contra la usurpación de identidad.

Asimismo, estudiará medidas para mejorar la capacidad de garantizar el cumplimiento de la ley en las investigaciones digitales, velando por que se cuente con los instrumentos, las técnicas y las capacidades adecuadas. Esto supondría introducir la utilización de la inteligencia artificial, los macrodatos y la informática de alto rendimiento en la política de seguridad.

Se necesitan medidas concretas para hacer frente a las principales amenazas para los ciudadanos, como el terrorismo, el extremismo o los abusos sexuales de menores, en un marco que garantice el respeto de los derechos fundamentales. La Comisión presenta hoy una Estrategia para luchar más eficazmente contra los abusos sexuales de menores en línea.

La lucha contra las amenazas híbridas que pretenden debilitar la cohesión social y socavar la confianza en las instituciones, así como el refuerzo de la resiliencia de la UE, son un elemento importante de la Estrategia para una Unión de la Seguridad. Las medidas clave incluyen un enfoque de la UE sobre la lucha contra las amenazas híbridas, desde la detección temprana, el análisis, la sensibilización y la mejora de la resiliencia y la prevención, a la respuesta a las crisis y la gestión de las consecuencias, integrando las consideraciones híbridas en la formulación de políticas más generales. La Comisión Europea, junto con el Alto Representante, serán los responsables de impulsar conjuntamente esta labor, en estrecha cooperación con los socios estratégicos y, en particular, con la OTAN y el G-7.

Proteger a los europeos del terrorismo y la delincuencia organizada
La lucha contra el terrorismo empieza con hacer frente a la polarización de la sociedad, la discriminación y otros factores que pueden reforzar la vulnerabilidad de las personas ante un discurso radical. El trabajo en la lucha contra la radicalización se centrará en la detección precoz, el incremento de la resiliencia y la desmovilización, así como en la rehabilitación y la reintegración en la sociedad. Además de luchar contra las causas profundas, será esencial el enjuiciamiento efectivo de los terroristas, incluidos los combatientes terroristas extranjeros; con este fin, se están tomando medidas para reforzar la legislación en materia de seguridad fronteriza y aprovechar mejor las bases de datos existentes. La cooperación con países no pertenecientes a la UE y las organizaciones internacionales también será clave en la lucha contra el terrorismo, por ejemplo a la hora de cortar todas las fuentes de financiación del terrorismo. 

La delincuencia organizada genera enormes costes para las víctimas y para la economía, con unas pérdidas estimadas que oscilan entre 218 000 y 282 000 euros al año. Entre las medidas clave figura una Agenda para hacer frente a la delincuencia organizada —incluida la trata de seres humanos— para el año próximo.Más de un tercio de los grupos delictivos organizados que operan en la UE están implicados en el tráfico de drogas ilícitas. La Comisión presenta hoy una nueva Agenda en materia de drogas de la UE para intensificar los esfuerzos de reducción de la demanda y la oferta de drogas y reforzar la cooperación con los socios externos.

Los grupos delictivos organizados y los terroristas también son actores clave en el comercio de armas de fuego ilícitas. La Comisión presenta hoy un nuevo Plan de Acción de la UE contra el tráfico de armas de fuego. Para garantizar que la delincuencia no salga a cuenta, la Comisión revisará el marco vigente en materia de incautación de activos de origen delictivo.

Las organizaciones delictivas tratan a los migrantes y a las personas necesitadas de protección internacional como si fuesen mercancías. Próximamente, la Comisión presentará un nuevo Plan de Acción de la UE contra el tráfico ilícito de migrantes que se centre en la lucha contra las redes delictivas, el impulso de la cooperación y el apoyo a la labor policial.

Un ecosistema de seguridad europeo robusto
Los Gobiernos, las autoridades policiales, las empresas, las organizaciones sociales y los habitantes de Europa tienen todos una responsabilidad común en el fomento de la seguridad.

La UE ayudará a promover la cooperación y el intercambio de información con el objetivo de luchar contra la delincuencia y hacer justicia. Algunas de las medidas clave son el refuerzo del mandato de Europol y un mayor desarrollo de Eurojust para vincular mejor a las autoridades judiciales y policiales. Trabajar con socios de fuera de la UE también es crucial para asegurar la información y las pruebas. Asimismo, se reforzará la cooperación con Interpol.

La investigación y la innovación son herramientas poderosas para hacer frente a las amenazas, anticiparse a los riesgos y prever las oportunidades. En el contexto de la revisión del mandato de Europol, la Comisión estudiará la posibilidad de crear un Centro Europeo de Innovación para la Seguridad Interior.

Las capacidades y una mayor sensibilización pueden redundar en beneficio tanto del cumplimiento de la ley como de los ciudadanos. Incluso un conocimiento básico de las amenazas para la seguridad y sobre cómo combatirlas puede tener un impacto real en la resiliencia de la sociedad. La conciencia de los riesgos de la ciberdelincuencia y las capacidades básicas para protegerse de ella puede añadirse a la protección por parte de los proveedores de servicios para luchar contra los ciberataques. La Agenda de Capacidades para Europa, adoptada el 1 de julio de 2020, apoya la capacitación durante toda la vida, incluido en el ámbito de la seguridad.

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos