Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Los datos de Fitbit son ahora de Google, o cómo evitarlo

  • Actualidad

Fitbit Blaze

La reciente adquisición de Fitbit por parte de Google ha dejado a muchos usuarios preocupados porque el gigante tecnológico pronto tenga acceso a su información de salud más íntima.

Hace unos días se anunciaba la compra de Fitbit por parte de Google, que ha pagado por esta compañía 2.100 millones de dólares. Para algunos la razón detrás de la compra es competir con Apple en el mercado de relojes inteligentes, para muchos más, y en plena era del big data, los datos están detrás del acuerdo.

También te puede interesar...

Formación y concienciación para mejorar la seguridad

Especial Ciberseguridad Industrial

Especial Cloud

Estamos también en la era del User Experience (UX). Se ha colocado a los consumidores en un altar y todo el foco está puesto en ofrecerle la mejor experiencia de usuario, intentando, además, que el producto y el servicio sea el mejor, o al menos, que esté personalizado. Y para ello, nada mejor que saberlo todo de él.

A través de los dispositivos Android, Google ya sabe qué aplicaciones utiliza cada usuario, dándole una idea de nuestros gustos; con Google Maps sabe por dónde nos movemos; con Gmail nuestras inquietudes y confirmaciones de compras, contratos y servicios; con Google Traductor en qué andamos metidos; con YouTube lo que nos gusta ver, y como no logró hacerse con Whatsapp, que es de Facebook, trabaja en Chat, para ir tomándonos el pulso día a día, minuto a minuto.

El siguiente paso es saber cuál es nuestro estado de salud. Tener información del número de pasos que damos cada día, la calidad de nuestro sueño, los patrones de nuestra respiración.

Fitbit se fundó en San Francisco en 2007 y tiene 28 millones de usuarios a los que lanzó un mensaje tras hacerse pública la compra: Los datos del usuario no se venderán ni se utilizarán para publicidad en Google. De forma que mientras intentamos adivinar para qué querría entonces Google un fabricante de dispositivos que miden el latido de tu corazón o lo rápido que somos capaces de caminar, algunos se han puesto manos a la obra para intentar borrar sus datos. Es el caso de The Verge, que ha publicado una guía en la que no sólo se indica cómo eliminar la información, sino descargarla antes.

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos