Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Cómo prevenir el fraude online

  • Actualidad

Fraude Seguridad

El fraude online es un mal que aqueja a los vendedores a través de Internet, que sufren estafas ligadas a tarjetas robadas, caducadas o sin liquidez. Revisamos con Easy Payment Gateway cómo puede evitarse utilizando soluciones antifraude.

En los últimos años, el fraude en pago presencial se ha reducido mientras que se ha doblado en compras online, lo que es causa de preocupación para los retailers. Esto se debe a la popularización de las compras online y por la creencia de que es más fácil timar en entornos no presenciales. “Cuanto menor es el control y la regulación en el mundo físico, mayor es la posibilidad de que se genere en el territorio un núcleo de fraude online”, explica Manuel Prieto, CEO de Easy Payment Gateway.

Ésta es una compañía española que desde 2014, año de su creación, ofrece una tecnología para las empresas de venta online que les permite prevenir, detectar y bloquear todas las transacciones sospechosas, consiguiendo reducir el fraude entre un 40% y un 75%.

Sus expertos ponen como ejemplo el sector de los viajes y, en especial, las aerolíneas, que es uno de los que más sufren el fraude porque la compra suele hacerse al instante, por lo que la mayoría de los controles de prevención de fraude se omiten. Los principales engaños con los que se encuentra tanto este sector como el resto son tarjetas robadas, caducadas o sin liquidez, lo que supone que el ecommerce pierda el producto o servicio y no obtenga el dinero a cambio.

La solución que propone esta firma es una plataforma que permite, a través de filtros, establecer niveles para bloquear de forma automática una operación; añadir una puntuación a cualquier parámetro, lo que permite a las compañías elegir cuándo y por qué se obtiene una puntuación de estafa basándose en sus propias reglas; o crear listas en las que la compañía puede elegir qué datos introducir proporcionándole un control completo sobre lo que permite (lista blanca) y lo que bloquea (lista negra). Es decir, las organizaciones pueden crear su propio mix de reglas que permiten detectar y bloquear transacciones sospechosas.

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos