Los ataques semanales a organizaciones de viajes y ocio crecen un 60%

  • Endpoint

vacaciones tecnologia

La suplantación de identidad con ataques de phishing es el ataque más habitual. Las propias redes corporativas se vuelven más vulnerables en esta época del año, ya que con los responsables de TI trabajando con menos personal, los ciberataques pueden pasar desapercibidos.

Recomendados: 

SASE. El futuro de la seguridad en la red. Acceder

Informe. Tendencias tecnológicas 2022 Leer 

A pesar del aumento de los precios y la incertidumbre sobre el COVID-19, se espera que los viajes de esta temporada aumenten un 11% por encima de los niveles anteriores a la pandemia. Es probable que los viajeros bajen la guardia en lo que respecta a la ciberseguridad, y los ciberdelincuentes son muy conscientes de esta vulnerabilidad y, por eso, intensifican sus esfuerzos durante la temporada de verano. Según el Informe de Inteligencia de Amenazas de Check Point Research, la media global de ataques semanales a organizaciones de viajes y ocio ha aumentado un 60% en junio de 2022 en comparación con la primera mitad de junio de 2021. La suplantación de identidad con ataques de phishing, ya que los veraneantes buscan escapadas y ofertas de viajes, hoteles y lugares de interés de última hora es el ataque más habitual.

Un turista que hace clic en un correo electrónico de phishing o exponga sus datos de acceso a través de una conexión Wi-Fi pública no protegida se expone al robo de credenciales, y también a una pérdida financiera. Sin embargo, también existe un riesgo aún más grave para las empresas, debido a la tendencia a las vacaciones híbridas, en las que las personas trabajan a distancia durante parte de la jornada estival de verano. Los portátiles, las tablets o los móviles personales suelen proporcionar a los atacantes un fácil acceso a las redes corporativas, especialmente si los dispositivos BYOD no se han protegido adecuadamente.

Al mismo tiempo, las propias redes corporativas se vuelven más vulnerables en esta época del año. Con los responsables de TI trabajando con menos personal, los ciberataques pueden pasar desapercibidos hasta que es demasiado tarde y el daño ya está hecho. Un ejemplo de esto fue la amenaza de ransomware a la red de Kaseya el 4 de julio del año pasado por parte de la banda criminal REvil, que afectó a más de 1.000 organizaciones en todo el mundo.

“Para muchos de nosotros, esta puede ser la primera vez que viajamos al extranjero desde el comienzo de la pandemia y, como tal, puede haber ciertos elementos de nuestros hábitos de viaje que podemos haber olvidado, incluyendo las buenas costumbres de ciberseguridad. Esto es música para los oídos de los ciberdelincuentes que buscan aprovecharse de las actitudes relajadas y de los dispositivos desprotegidos. Esto supone un riesgo para el individuo y, en nuestro mundo hiperconectado, para cualquier organización con la que se comunique, incluida su empresa”, advierte Eusebio Nieva, director técnico de Check Point Software para España y Portugal.