Retener al personal de ciberseguridad es más difícil que nunca

  • Endpoint

Profesion TIC experto

El 63% de los responsables de ciberseguridad tiene puestos de ciberseguridad sin cubrir, y uno de cada cinco reconoce que le lleva más de seis meses encontrar candidatos cualificados. Por otra parte, el 60% tiene dificultades para retener a los profesionales de ciberseguridad.

El fenómeno de la Gran Dimisión o dimisiones en masa sigue afectando a sectores de todos los ámbitos, pero es especialmente desafiante en los campos de mayor demanda como la ciberseguridad. Según el nuevo informe de ISACA, “Estado de la ciberseguridad en 2022: actualización global de la mano de obra, los recursos y las ciberoperaciones”, a las empresas les resulta más difícil que nunca contratar y retener a profesionales en ciberseguridad cualificados y gestionar el déficit de competencias.

Ocupar puestos de ciberseguridad y retener el talento sigue siendo un desafío para muchas empresas. El 63% de los profesionales de ciberseguridad encuestados indican que tienen puestos de ciberseguridad sin cubrir, ocho puntos porcentuales más que en 2021, y el 72% informa de que sus equipos de ciberseguridad carecen de personal. Uno de cada cinco dice que le lleva más de seis meses encontrar candidatos cualificados de ciberseguridad para cubrir puestos vacantes.

El 60% de los encuestados reportan dificultades para retener a profesionales cualificados en ciberseguridad, siete puntos porcentuales más que en 2021. Las principales razones por las que los profesionales de la ciberseguridad están dejando sus trabajos son que están siendo reclutados por otras empresas (59%), perciben un salario o bonificación insuficiente (48%), tienen oportunidades de crecimiento limitadas (47%), presentan altos niveles de estrés (45%), y reciben un apoyo a la gestión deficiente (34%)

Brechas de habilidades

Los encuestados señalan que las principales brechas de habilidades que ven en los profesionales de ciberseguridad de hoy en día son las habilidades blandas (54%), la computación en la nube (52%) y los controles de seguridad (34%). Las habilidades blandas también encabezan la lista de brechas de habilidades entre los recién graduados, con un 66%.

Para abordar estas brechas de habilidades, los encuestados señalan que la capacitación cruzada de los empleados y el mayor uso de contratistas y consultores (cinco puntos porcentuales más que el año anterior) son las principales formas en que mitigan las brechas de habilidades técnicas. Poco más de la mitad (52 por ciento) dice que sus empresas requieren títulos universitarios, una disminución de seis puntos porcentuales con respecto a 2021.

"La Gran Dimisión está agravando los desafíos de contratación y retención que la comunidad de ciberseguridad ha estado afrontando durante años, y los cambios sistémicos son críticos", apunta Jonathan Brandt, director de Prácticas Profesionales e Innovación de ISACA. "La flexibilidad es clave. Desde ampliar las búsquedas para incluir candidatos sin títulos, hasta brindar apoyo, capacitación y horarios flexibles que atraigan y retengan talento cualificado, las organizaciones pueden actuar para fortalecer sus equipos y cerrar las brechas de habilidades".