Un 9,2% de los trabajadores no se ven capaces de detectar un email malicioso

  • Endpoint

seguridad correo email

Más de la mitad de los empleados asegura recibir periódicamente formación sobre ciberseguridad en su empresa. El 24,2% afirma asimismo que el departamento IT hace revisiones exhaustivas de los equipos de la plantilla, en busca amenazas y previendo ataques.

Recomendados: 

El papel de la ciberinteligencia en la seguridad empresarial Webinar

Microsegmentación, clave para seguridad empresarial Leer

La seguridad informática continúa ganando posiciones como una de las prioridades dentro de las compañías y, por eso, se ha extendido la formación para que los equipos hagan un uso consciente que facilite cualquier ataque. Así lo revela el barómetro de Nexian del mes de noviembre, que indica que el 52% de los empleados consultados aseguró recibir periódicamente formación sobre ciberseguridad en su empresa.

“Poco a poco, las empresas van entendiendo que de nada sirve la implementación de tecnologías dentro de las empresas sin formación de equipos ya que solo así conseguiremos la seguridad de nuestra información y nuestros activos”, afirma Rubén Armenteros, consultor del Área Digital de Nexian. “Tras el primer escudo, los empleados, contar con un equipo IT con conocimientos avanzados en los procesos, gestiones y herramientas de la empresa y su securización será clave para una seguridad real”.

El 24,2% de los trabajadores asegura que el departamento IT hace revisiones exhaustivas de los equipos de la plantilla, acometiendo una serie de exámenes periódicos en busca amenazas y previendo ataques. En relación a esto, un 12,1% de los empleados asegura no recibir emails sospechosos. Para Armenteros, “este llamativo resultado puede darse en personas que no gestionen emails en su horario laboral o también por desconocimiento. Desafortunadamente, hoy en día es difícil que no entren emails sospechosos de ser maliciosos en las bandejas de entrada de los trabajadores y es precisamente ahí, en ese nicho de trabajadores que cree no recibirlos, donde es preciso incidir con formación y concienciación ya que son el eslabón más débil”.

En la línea a lo anterior, un 9,2% de los trabajadores no se ven capaces de detectar un email malicioso. “Son la principal puerta de entrada de los ciberdelincuentes, ellos lo saben y utilizan todas las técnicas de ingeniería social necesarias para alcanzar sus objetivos”, concluye Armenteros.