La mitad de los empleados no técnicos no informan de las amenazas que encuentran

  • Endpoint

COVID-19 empleado portatil

Al trabajar en remoto, los empleados son reacios a plantear posibles problemas de seguridad. El 45% cree que la mayoría de las personas de su organización piensan que la ciberseguridad no tiene que ver nada con ellos y el 61% afirma que su formación en ciberseguridad es ineficaz.

Recomendados: 

Descubriendo SASE y las últimas tecnologías de detección de amenazas Webinar

Informe global de ciberamenazas en 2021 Leer

Crowdstrike Falcon Complete, detección y respuesta gestionada Leer

Un año después de la pandemia, y tras la introducción del trabajo remoto, la seguridad corporativa no está a la altura de la nueva normalidad. Así lo pone de manifiesto una reciente encuesta realizada por Fujitsu a 331 altos ejecutivos de organizaciones de 14 países, que sugiere que las organizaciones corren el riesgo de un aumento de las superficies de ataque y que existe claramente una reticencia generalizada de los empleados a informar sobre posibles incidentes de seguridad.

El 54% de los encuestados es incapaz de garantizar que las políticas de seguridad se adapten a los cambios significativos. Esto sugiere que las empresas se están exponiendo innecesariamente a la ciberdelincuencia, un hecho respaldado por el aumento de los incidentes notificados por organizaciones. Además, alrededor del 48% de los empleados no técnicos y el 37% de los empleados técnicos son reacios a informar sobre las amenazas de seguridad que encuentran, poniendo de manifiesto una reticencia generalizada a tomar las medidas adecuadas, lo que sugiere que la aplicación de un cambio cultural debería ser una prioridad empresarial para el año que viene.

Por otra parte, el 45% cree que la mayoría de las personas de su organización piensa que la ciberseguridad no tiene que ver nada con ellos y el 61% cree que su formación actual en este aspecto es ineficaz. El aburrimiento, la falta de orientación y el contenido genérico contribuyen a la falta de sentido de pertenencia. Al trabajar en remoto, los empleados se sienten menos capaces de pedir a un compañero de trabajo un consejo casual sobre cuestiones de seguridad.

Además, permitir el trabajo desde casa llevó a un aumento del uso de los servicios en la nube, y muchas organizaciones relajaron las restricciones de acceso a las redes y datos corporativos, a través de dispositivos personales y redes domésticas no seguras. En consecuencia, muchas compañías también han visto aumentar exponencialmente su exposición a los ciberataques, lo que deja a los responsables de TI con mucho trabajo por hacer.