Seis de cada 10 internautas han sido víctimas de fraude en el primer semestre

  • Endpoint

Seguridad Internet

El porcentaje de personas que declaran haber sufrido una incidencia de ciberseguridad grave ha descendido hasta situarse en un 28%. Aun así, más de la mitad de la población internauta ha experimentado algún incidente de ciberseguridad durante los primeros seis meses de 2021.

Recomendados: 

Caminando hacia Zero Trust, el modelo de seguridad que se impone en la empresa Evento

El papel de la ciberinteligencia en la seguridad empresarial Webinar

La hoja de ruta de DevOps en materia de seguridad Leer 

El informe semestral de ObservaCiber, del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) y el Observatorio Nacional de Tecnología y Sociedad (ONTSI), revela que entre enero y junio de 2021 hubo un aumento del uso de los pagos a través de Internet (61%), del acceso a contenidos digitales de pago o suscripción (45%) y también de los cursos y formación online (26%). Pese a este incremento, el porcentaje de personas usuarias que declaran haber sufrido una incidencia de ciberseguridad grave ha descendido casi 2 puntos porcentuales hasta situarse en un 28%.

Con todo, un 55,3% de la población internauta ha experimentado algún incidente de ciberseguridad durante los primeros seis meses, un dato ligeramente inferior al 55,8% registrado durante el semestre anterior. La recepción de correos indeseados tipo spam es la incidencia más reportada (85%), seguida de los virus informáticos u otros códigos maliciosos (14%). Además, crece hasta el 61% el número de personas que han realizado algún cambio en sus hábitos de navegación online tras sufrir un problema de seguridad, como el cambio de contraseña, la utilización de un gestor de contraseñas o la actualización de las herramientas de privacidad.

Por otro lado, seis de cada diez usuarios han sufrido alguna situación de fraude durante el primer semestre de este año, una cifra ligeramente más baja con respecto al periodo anterior. Un dato positivo es que han aumentado hasta cerca del 30% las personas internautas que han modificado sus hábitos de compra tras sufrir una situación de fraude, que ahora realizan comprobaciones básicas según las recomendaciones dadas.

De acuerdo con el informe, el uso de medidas de seguridad automatizables en el ordenador del hogar ha disminuido en el primer semestre de 2021 de manera generalizada, a excepción del firewall o cortafuegos (32%) y los programas antispam (24%). En el caso de las medidas de seguridad activas, destaca el incremento del uso de contraseñas (60%), sobre todo por parte de la población masculina.

En cuanto a los dispositivos móviles, continúa aumentando la utilización de las diferentes opciones de seguridad disponibles, como el pin o patrón de desbloqueo (87%), el bloqueo automático (68%), el encriptado de datos (19%) y los gestores de contraseñas (43%). Sin embargo, se aprecia una disminución en el uso de copias de seguridad y antivirus, especialmente entre el género masculino. Por otra parte, crece el porcentaje de mujeres que realizan actualizaciones del sistema operativo y aplicaciones.