El 42% de los consumidores siente inseguridad a la hora de pagar una compra

  • Endpoint

ciberseguridad consumidor

España se sitúa como el tercer país europeo con mayor crecimiento en ciberdelincuencia. Uno de los ciberataques más comunes es el phishing, con el que los ciberdelincuentes simulan ser una empresa de confianza o un vendedor particular a través de una plataforma de compra- venta.

Recomendados: 

7 consejos para proteger los datos de tu empresa y vencer al ransomware Leer

La era de la experiencia de cliente sin contacto Leer

Abriendo la puerta a la próxima ola de comercio digital Leer

España, con más de 40.000 ciberataques diarios, se sitúa como el tercer país europeo con mayor crecimiento en ciberdelincuencia, con un incremento del 125% el último año. CTT Express ha elaborado un informe sobre el nuevo perfil del consumidor, a partir de una encuesta propia, y ha detectado un notable paralelismo entre los aumentos en la ciberdelincuencia, los nuevos formatos de compra y el tipo de ataque.

Según arroja el estudio, el 60% de los compradores recurren al teléfono móvil para realizar sus pedidos, seguido de un 50% que lo hace a través del ordenador y un 12% que lo lleva a cabo a través de tablet. Esta nueva tendencia online genera múltiples beneficios, pero trae consigo vulnerabilidades que ponen en jaque al eslabón más débil: el usuario. A todo ello, se suma la preferencia de casi un 80% de usuarios por el uso de métodos de pago que implican facilitar el número de la tarjeta de crédito o débito frente a un 17% que recurre a otros canales, como PayPal.

“Cada vez somos más conscientes de los riesgos que hay en la red e incluso, según nuestros datos, el 42% de los consumidores siente inseguridad a la hora de pagar una compra, y éste es uno de los principales motivos por los que abandonan”, reconoce David Gutiérrez, Director de Organización y Proyectos de CTT Express.

Uno de los ciberataques más comunes en el sector es el conocido como ‘phishing’, un método con el que los ciberdelincuentes simulan ser una empresa de confianza o un vendedor particular a través de una plataforma de compra- venta, con una comunicación aparentemente oficial o un mensaje muy convincente vía correo electrónico, WhatsApp o SMS, en el que solicitan al comprador datos sensibles como, por ejemplo, número de tarjeta e incluso, código de seguridad, para terminar de realizar la entrega de su pedido. Por ello, desde la compañía piden a los usuarios que siempre presten atención al remitente, que jamás faciliten detalles bancarios para gestionar la entrega de un envío y que, en el caso de duda, lo pongan en conocimiento de la oficina de seguridad del internauta.

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos