Los ciudadanos son más vulnerables a los ataques de phishing e ingeniería social

  • Vulnerabilidades

Usuario Internet

De 100 personas anónimas, el 48,8% sería más proclive a caer en un ataque de Ingeniería social, mientras que el 51,2% lo haría en uno de phishing. Se les recomienda poner especial atención a lo que se publica en redes sociales, y tener cuidado con las suplantaciones de identidad y el spam.

Recomendados: 

Sophos ZTNA: securizando el acceso a organizaciones en cualquier lugar Webinar

7 consejos para proteger los datos de tu empresa y vencer al ransomware Leer

Anatomía del ataque a una cuenta privilegiada Leer 

El entorno digital en el que cada vez estamos más inmersos es relativamente nuevo todavía, y desconocemos si todo lo que hacemos en Internet da pistas sobre nuestro comportamiento ante los ciberataques. Evitarlos tiene más que ver con el autoconocimiento y la psicología que con la tecnología y los tecnicismos. Bajo esta premisa TechHeroX, Startup Edtech, y la UNINT, Unidad de Análisis de Inteligencia de la SEI de la Universidad Autónoma de Madrid, han desarrollado un mini-test para ayudar a los usuarios a saber frente a qué delitos son más vulnerables. Los resultados revelan que el phishing y los ataques de ingeniería social son los ciberdelitos a los que somos más vulnerables.

La ingeniería social es tan antigua como el hombre. Es el arte de usar el comportamiento, contexto o costumbres para obtener información confidencial o convencer a alguien de que haga algo que comprometa la seguridad de su sistema, y todo sin que la víctima se dé cuenta. Por eso, al 48,8% de las personas del test, que han descubierto que son vulnerables a este delito, se les recomienda poner especial atención a lo que se publica en redes sociales, pues da pistas de los gustos personales y hábitos de consumo.

El phishing, por su parte, es el intento de adquirir información confidencial por parte de un atacante que se hace pasar por una entidad confiable, o en otras palabras, intentos cibernéticos para conseguir los datos, tales como nombres de usuario, contraseñas, información que puedan utilizar para el chantaje, la extorsión o el robo. Al 52,1% de personas que podrían caer en esta trampa se les recomienda tener cuidado con las posibles suplantaciones de identidad de instituciones oficiales, contactos de pseudo-conocidos y el spam.

Para María Laura Mosqueda, CEO y Fundadora de TechHeroX, “los cibercriminales cuentan con la ventaja del desconocimiento por parte del usuario. Por eso, cuanto más accesible y adaptada a la realidad de las personas sea la ciberseguridad, con más rapidez se integrará como un hábito continuo capaz de protegernos en el ámbito profesional y, sobre todo, personal”.