INCIBE lanza una nueva convocatoria de Compra Pública Innovadora en ciberseguridad

  • Actualidad

Ciberseguridad INCIBE

El Instituto Nacional de Ciberseguridad ha publicado las bases de una nueva convocatoria de su iniciativa estratégica de Compra Pública Innovadora (CPI) en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, con la financiación de los fondos Next Generation. Canalizará un total de 137,2 millones de euros.

El INCIBE acaba de lanzar una nueva convocatoria de Compra Pública Innovadora a través de la que canalizará un total de 137,2 millones de euros que, sumados a la convocatoria de julio de este este año, suman ya 224 millones.

La convocatoria permite la co-inversión de INCIBE en proyectos de I+D+i para generar soluciones de ciberseguridad y se articula mediante la definición de 30 retos. Cada uno de ellos responde a una necesidad en materia de ciberseguridad que no está actualmente cubierta en el mercado y sobre la que existe una alta demanda por parte de la industria, como el desarrollo de la ciberresiliencia de la cadena de suministro, soluciones innovadoras para redes 5G, detección de víctimas de ciberdelitos, sistemas para el seguimiento de cripto-transacciones o mejoras de los centros de operaciones de seguridad para sectores como la industria química, de la alimentación, la salud o el transporte, entre otros. 

Los retos definidos persiguen la creación de soluciones en ciberseguridad para distintos públicos objetivo, como pymes, sectores estratégicos o sector público, entre otros. Las entidades que quieran participar pueden enviar sus proyectos en los 60 días hábiles desde la publicación del documento regulador.

Asimismo, esa iniciativa se marca cuatro objetivos: reforzar la confianza digital, minimizar la brecha digital, reducir la brecha digital de género y mejorar los servicios públicos.

Presupuesto de los proyectos
El presupuesto de los proyectos deberá plantear que la inversión de INCIBE esté comprendida entre un mínimo de 300.000 euros y un máximo de 1,5 millones. Cada uno de los retos debe ser cubierto por un mínimo de dos contratistas con ofertas y proyectos independientes entre sí para asegurar la competencia.

En esta nueva convocatoria se prevé la selección de entre 100 y 450 proyectos, liderados por entidades de manera individual o en consorcios incluyendo pymes u organismos de investigación. Estas podrán a su vez subcontratar parte de los trabajos de I+D+i a otras en el marco del proyecto.