Aumenta la actividad cibercriminal centrada en el reclutamiento de muleros

  • Actualidad

dinero PC comercio

Hay criminales que requieren de intermediarios para dificultar la trazabilidad de las transferencias bancarias que realizan desde, por ejemplo, las cuentas de las víctimas. Muchos de ellos contactan con posibles interesados a través de mensajes enviados a sus teléfonos móviles.

Desde que el cibercrimen comenzara su profesionalización hace ya bastantes años, los muleros se han convertido en una pieza fundamental en muchas campañas delictivas, ya que su trabajo permite que el dinero robado llegue a las manos de los delincuentes.

En los últimos años, los incidentes relacionados con el robo de dinero desde cuentas bancarias han aumentado considerablemente, siendo los muleros las personas encargadas de recibir el dinero desde las cuentas de las víctimas y de reenviárselo a los delincuentes a cambio de una pequeña comisión. Normalmente, estos muleros eran reclutados mediante falsos anuncios u ofertas de empleo enviadas por email prometiendo ganar importantes cantidades de dinero a cambio de un trabajo cómodo, que solo requería tener una cuenta bancaria y una conexión a Internet. Hoy en día, estos anuncios siguen proliferando, si bien se observan campañas que realizan el envío de estas ofertas de trabajo directamente a los móviles de los usuarios de forma indiscriminada.

Se trata de mensajes en los que no se menciona la empresa que está realizando la supuesta contratación, pero sí se indica la elevada cantidad de dinero que se ofrece. Probablemente, muchos de los que reciban este mensaje lo descartarán inmediatamente pensando que es demasiado bueno para ser verdad. Sin embargo, a los delincuentes les basta con que solo un pequeño porcentaje contacte con ellos interesados en la oferta.

Aunque los delincuentes traten de dar una imagen de empresa completamente legal, e incluso proporcionen supuestos contratos para ganarse la confianza del usuario, la realidad es que, en el caso de aceptar este tipo de ofertas de empleo, el usuario estaría colaborando con los delincuentes en la transferencia ilícita de dinero obtenido a partir de actividades delictivas, lo que le puede acarrear consecuencias penales.

Muchas veces se buscan muleros que residan o tengan cuenta bancaria en el mismo país del que son las víctimas. Debido al interés de los delincuentes en seguir reclutando a muleros, cuerpos de fuerzas de seguridad como la Policía Nacional o la Guardia Civil se han hecho eco de estas campañas de captación, para así evitar que usuarios incautos que piensen que se pueden sacar un dinero fácil caigan en la trampa de los delincuentes y terminen cometiendo un delito.

“La industria del cibercrimen necesita de muchos perfiles de todo tipo para poder funcionar y no todos ellos requieren de conocimientos técnicos. El caso de los muleros es un claro ejemplo, ya que, sin ellos, algunos delincuentes no pueden acceder fácilmente al dinero robado sin tener que exponerse a ser rastreados. Por ese motivo, es importante que estemos alerta y declinemos estas supuestas ofertas de empleo, si no queremos vernos envueltos en problemas que pueden tener serias consecuencias”, señala Josep Albors, director de investigación y concienciación de ESET España.