Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

China retirará todo el software y hardware extranjero en tres años

  • Actualidad

Bandera China

En tres años todas las oficinas gubernamentales e instituciones públicas deberán haber reemplazado el hardware y el software extranjeros con alternativas chinas.

China ha ordenado que todos los equipos y programas informáticos extranjeros se eliminen de las oficinas gubernamentales y las instituciones públicas dentro de tres años, lo que podría representar un duro golpe para compañías multinacionales como HP, Dell y Microsoft, y refleja el recrudecimiento de una guerra fría tecnológica.

También te puede interesar...

Formación y concienciación para mejorar la seguridad

Especial Ciberseguridad Industrial

Especial Cloud

La orden responde a una directiva conocida internamente como “3-5-2”, dígitos que representan los objetivos porcentuales que el Partido Comunista chino ha impuesto a las organizaciones gubernamentales. De forma que, en 2020, el primer año en que la directiva entra en vigencia, se supone que las organizaciones gubernamentales deben reemplazar el 30% de su hardware y software extranjero en sus respectivos inventarios; para 2021, el objetivo es 50%, y posteriormente el 20% en 2022.

El plan es calificado ambiciosos para unos e imposible para otros. Se tendrán que sustituir decenas de millones de dispositivos teniendo en cuenta que no sólo se habla de máquinas, sino de software y componentes, lo que dejaría fuera, por ejemplo, los procesadores de Intel o AMD…

La directiva ha permanecido en secreto hasta la semana pasada, cuando su existencia se filtró al Financial Times. La agencia de noticias dijo que confirmó la nueva directiva con los empleados de una empresa privada de ciberseguridad, que estaban al tanto de la nueva política después de interactuar con clientes gubernamentales.

La directiva parece haberse emitido al tiempo que el gobierno chino ordenó a sus militares crear un sistema operativo personalizado para reemplazar a Windows. En el trasfondo está la actual guerra comercial de China con Estados Unidos, así como los esfuerzos de la administración Trump para que se prohíba el uso de equipamiento de empresas chinas como Huawei o ZTE, y no sólo en infraestructuras americanas.

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos