Historiales médicos de pacientes se venden en la DarkWeb por poco más de 1 euro

  • Endpoint

telemedicina, videoconferencia

Una de cada cuatro empresas de telemedicina ha experimentado casos en los que sus empleados han puesto en peligro los datos de los pacientes durante las consultas online. El 37% de estas compañías se enfrentan a la desconfianza de los pacientes hacia la privacidad de sus datos.

Recomendados: 

El nuevo paradigma de seguridad para entornos SDWAN Webinar

Lee IT Digital Security (Febrero de 2022) para PC y Mac Leer

Nuevas reglas de seguridad para aplicaciones web y API Leer

La pandemia ha acelerado la digitalización del sector sanitario y la adopción de la telemedicina. Sin embargo, esto conlleva riesgos, debido a la naturaleza sensible de la información personal que se recoge, comparte y almacena. Datos como un historial médico pueden llegar a venderse en la DarkWeb por poco más de 1 euro y ser utilizados para extorsionar, ejecutar estafas y esquemas de phishing y para el robo directo de dinero. Una investigación de Kaspersky pone de manifiesto que para afrontar una nueva era de medicina digital es necesario reforzar las medidas de ciberseguridad.

Aunque en nuestro país el 100% de las organizaciones médicas ya han implementado servicios de telemedicina, la preocupación por la seguridad y la privacidad sigue siendo significativa. Según arrojan los datos de la investigación de Kaspersky, en España el 37% de las empresas sanitarias encuestadas han experimentado casos en los que los pacientes se han negado a mantener una videollamada con el personal médico por cuestiones de privacidad o seguridad de los datos.

Asimismo, el 75% de los proveedores de servicios sanitarios españoles afirma que los médicos de su organización han expresado su preocupación por la protección de los datos de los pacientes cuando realizan sesiones a distancia y sólo el 31% está muy seguro de que su organización cuenta con las medidas de seguridad necesarias.

A pesar de las dificultades existentes relacionadas con su seguridad, los médicos creen que la recogida de datos es uno de los aspectos más importantes en el desarrollo de la tecnología médica. De hecho, el 80% está de acuerdo en que el sector necesita recopilar más información personal de la que actualmente posee, para poder entrenar Inteligencia Artificial y garantizar un diagnóstico fiable.

Escasa protección y preparación

Según la investigación, el 60% de las empresas españolas que ofrecen servicios de telemedicina utilizan sistemas operativos antiguos, lo que las expone a más vulnerabilidades y ciberriesgos. Las razones que alegan se deben principalmente a los elevados costes de actualización, problemas de compatibilidad o falta de conocimientos internos sobre cómo actualizarlos. Las organizaciones sanitarias recogen una gran cantidad de datos sensibles y valiosos, lo que las convierte en uno de los objetivos más lucrativos, y los dispositivos sin parches pueden suponer un punto de entrada para los ataques.

En lo que respecta a preparación en materia de ciberseguridad, sólo el 40% de los trabajadores del sector sanitario en España reconoce estar “muy seguro” sobre la capacidad de su organización para detener eficazmente todos los ataques o brechas de seguridad que se produzcan en el perímetro de la red. Y el mismo porcentaje (40%) se muestra convencido de que su organización cuenta con una protección de seguridad informática de hardware y software adecuada y actualizada. Además, la mitad de los encuestados de todo el mundo coincidieron en que su organización ya había sufrido fugas de datos, ataques DDoS o ransomware.

Muy a menudo, la información puede verse comprometida por agentes internos. Según la encuesta de Kaspersky, el 25% de los proveedores de servicios sanitarios españoles ha experimentado casos en los que sus empleados han puesto en peligro la información personal de los pacientes durante las consultas online. El mismo porcentaje cree que los médicos no entienden claramente cómo se protegen los datos de los pacientes. Además, sólo el 13% de los proveedores de servicios sanitarios están seguros de que la mayoría del personal médico que realiza consultas online conoce de forma clara cómo se protegen los datos de sus pacientes. Esto es así a pesar de que el 70% de las organizaciones médicas ofrecen formación en concienciación sobre ciberseguridad.

Asimismo, el 25% de los encuestados admite que algunos de sus médicos realizan consultas online utilizando aplicaciones no diseñadas específicamente para la telemedicina, como FaceTime, Facebook Messenger, WhatsApp y Zoom, entre otras.