Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El teletrabajo impulsa el BYOD, pero la seguridad no crece al mismo ritmo

  • Endpoint

tablet

Las preocupaciones de seguridad relacionadas con el BYOD son las fugas de datos, los accesos no autorizados a los datos y sistemas, y las infecciones de malware. Si embargo, muchas están permitiendo el uso de dispositivos personales sin adoptar las medidas para proteger los datos corporativos.

Recomendados: 

Decálogo de ciberseguridad para empresas Leer 

Teletrabajo: productividad, flexibilidad y seguridad a pleno rendimiento Webinar ondemand

A medida que aumenta la penetración del teletrabajo, la mayoría de las empresas están fomentando el BYOD entre los empleados. El 69% de los encuestados afirman que sus empleados pueden usar dispositivos personales para realizar su trabajo, mientras que algunos permiten hacerlo a contratistas, socios, clientes y proveedores. Pese a que el uso de dispositivos personales en el entorno laboral está creciendo rápidamente, muchos no se encuentran preparados para conjugar la seguridad con la productividad, como pone de manifiesto el Informe sobre BYOD 2020 de Bitglass.

En la encuesta realizada a profesionales de TI, al ser preguntados por sus principales preocupaciones de seguridad relacionadas con el BYOD, el 63% señalan las fugas de datos, el 53% citan los accesos no autorizados a los datos y sistemas, y el 52 % apuntan a las infecciones de malware. A pesar de estas preocupaciones, la investigación indica que las empresas están permitiendo el BYOD sin adoptar las medidas adecuadas para proteger los datos corporativos. El 51% de las compañías carecen de visibilidad en las aplicaciones de intercambio de archivos, el 30% no tienen visibilidad ni control sobre las aplicaciones móviles de mensajería para empresas, y solo el 9% cuentan con soluciones antimalware en la nube.

Para agravar estos problemas, los resultados señalan que las empresas necesitan tener acceso físico a los dispositivos, e incluso conocer los números pin de los mismos, para protegerlos. Esto puede ser aceptable en el caso de los puntos finales gestionados que son propiedad de las empresas, pero se trata de una intromisión en la privacidad cuando se trata de los dispositivos personales de los empleados.

"Las dos principales razones por las que las empresas dudan a la hora de permitir el BYOD están relacionadas con la seguridad de la compañía y la privacidad de los empleados. Sin embargo, la realidad es que el entorno de trabajo actual requiere la flexibilidad y el acceso remoto que permite el uso de dispositivos personales. Para resolver esta contradicción, las compañías necesitan plataformas integrales de seguridad en la nube que estén diseñadas para proteger cualquier interacción entre los usuarios, dispositivos, aplicaciones o ubicaciones web", explica Anurag Kahol, director técnico de Bitglass.

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos