SASE será fundamental en la operación de las infraestructuras en cloud

  • Cloud

SASE

En su análisis sobre las tendencias que impactarán en las infraestructuras y operaciones en 2023, Gartner ha situado en el primer puesto de la lista las arquitecturas SASE, para acceder de forma segura a las aplicaciones desde cualquier lugar.

  Recomendados....

» Digitalización y seguridad, motor de innovación del sector financiero  Informe
» IT Trends 2023 en ciberseguridad  y factores para su despliegue  Webinar
» Work from Anywhere, garantía de perímetro de acceso seguro Leer 

Los cambios a los que se enfrentan los equipos de infraestructura y operaciones están cambiando la forma de comprar, desplegar y gestionar las TI para lograr unos resultados empresariales óptimos. Así lo sugieren las seis tendencias identificadas por Gartner en este campo.

La primera de ellas es SASE, siglas de Secure Access Service Edge (SASE), un modelo de arquitectura cloud que combina las funciones de red y seguridad, que se ofrece como servicio integrador a través de un único proveedor. Por tanto, conecta y protege a usuarios, dispositivos y ubicaciones, lo que les permite acceder de forma segura a las aplicaciones desde cualquier lugar. Según la firma de análisis, el gasto global en SASE alcanzará los 9.200 millones de dólares en 2023, un 39% más que este año, impulsado por el tránsito hacia la nube y la adopción del trabajo híbrido.

La segunda es la tecnología sostenible, en el contexto de una empresa habilitada para la tecnología y la sostenibilidad del cliente. Esta tendencia implica cuatro aspectos clave: medioambiental, social, de gobierno (ESG) y económico. Una reciente encuesta de Gartner concluye que el 87% de los líderes empresariales esperan aumentar la inversión de su organización en sostenibilidad en los próximos dos años, por lo que I&O debe adoptar la tecnología sostenible para apoyar los objetivos ESG de toda la organización.

La ingeniería de plataformas es la tercera tendencia. Es la unidad de las herramientas de gestión y los diversos componentes de las tecnologías de infraestructura, como la gestión de los recursos de aplicaciones, la supervisión de su rendimiento, la vigilancia de la experiencia digital (DEM) y las herramientas DPC, un término acuñado por Gartner para definir las herramientas que permiten a los líderes de I&O gestionar estratégicamente su infraestructua, independientemente del entorno o la ubicación. Esta tendencia permite infraestructuras y despliegues como autoservicio ye impulsan la integración y entrega continuas, fomentando la agilidad, velocidad, eficiencia, seguridad y conformidad normativa.

En cuarto lugar, los analistas de Gartner mencionan la comunicaciones inalámbricas como vía para innovar. Según explican, la I&O puede aprovechar múltiples tecnologías wireless para ampliar las oportunidades de disrupción, superponiendo tecnologías como Wi-Fi, 5G, Bluetooth o alta frecuencia, para facilitar la conectividad y crear oportunidades de innovación. En este punto, sus analistas aclaran que es complejo convertir las redes en una plataforma de innovación estratégica porque se requiere integración y capacidad para hacer un seguimiento de la experiencia inalámbrica.

La quinta tendencia son las plataformas cloud sectoriales. La nube pública no es de talla única, y las nubes sectoriales serán una alternativa para empresas que adquieren diferentes servicios cloud, ya que proporcionan una solución preintegrada adaptada a las necesidades específicas del mercado vertical.

Estas plataformas son una combinación de servicios de nube tradicionales con funcionalidades a medida específicas del sector. Las organizaciones que buscan acelerar el tiempo de creación de valor, aprovechar la componibilidad para crear productos y servicios digitales diferenciadores y beneficiarse de las innovaciones intersectoriales están ya recurriendo a estas soluciones. Gartner predice que, para 2027, más del 50% de las compañías utilizarán plataformas cloud sectoriales para acelerar sus iniciativas empresariales.

La última tendencia está reservada a las competencias. El talento es limitado y su demanda aumenta a medida que las empresas avanzan en sus procesos digitales, sobre todo en las áreas de cloud, automatización y analítica avanzada. Cada vez será más difícil cubrir estas posiciones, lo que obligará a los líderes de esta área a repensar en la propuesta de valor de sus equipos, a identificar las habilidades que se necesitan y a encontrar nuevos enfoques de formación para los empleados que ya tienen.