El Gobierno aprueba el Plan Nacional de Ciberseguridad

  • Actualidad

Nadia Calviño

Con el objetivo de poder responder de manera adecuada al mayor riesgo derivado del contexto geopolítico actual, el Consejo de Ministros ha aprobado ayer el Plan Nacional de Ciberseguridad, dotado con una inversión de más de 1.200 millones de euros. También ha dado vía libre a la transposición a la legislación nacional de la normativa europea sobre integridad y seguridad relativas al despliegue de 5G.

Dentro del Plan Nacional de Respuesta a las consecuencias económicas y sociales de la Guerra en Ucrania, el Consejo de Ministros ha aprobado ayer el Plan Nacional de Ciberseguridad, que desarrolla la Estrategia Nacional de Ciberseguridad de 2019 y que incluye cerca de 150 iniciativas, entre actuaciones y proyectos, para los próximos tres años.

El plan, coordinado por el Departamento de Seguridad Nacional, está dotado con un presupuesto de más de 1.200 millones de euros, para crear una plataforma nacional de notificación y seguimiento de ciberincidentes y de amenazas que permita intercambiar información, en tiempo real, entre organismos públicos y privados, e impulsar la puesta en marcha del Centro de Operaciones de Ciberseguridad de la Administración General del Estado y sus Organismos Públicos.

A este proyecto, que ya está en marcha, se suma el desarrollo de un sistema integrado de indicadores de ciberseguridad a nivel nacional, reforzar la creación de infraestructuras de ciberseguridad en las comunidades y ciudades autónomas y las entidades locales, impulsar la ciberseguridad de pymes, micropymes y autónomos y promover un mayor nivel de cultura de ciberseguridad.

Además, el plan prevé la creación de un sistema de seguimiento y control, con el fin de poder identificar el grado de ejecución de las medidas y emitir un informe anual de evaluación.

Real Decreto Ley para la seguridad de las redes y servicios de comunicaciones 5G
Vinculado con el Plan Nacional de Ciberseguridad, ayer también se aprobó un real decreto-ley que establece los requisitos de seguridad para la instalación, el despliegue y la explotación de redes y servicios basados en la tecnología 5G. Se trata de desarrollar un entorno confiable para el despliegue de estas redes y servicios, que genere la confianza necesaria entre los usuarios respecto a su funcionamiento y protección ante potenciales fugas o manipulaciones de datos; así como de establecer las medidas con las que afrontar los riesgos de seguridad a los que están expuestos las nuevas redes y servicios 5G.