Dos enfoques disruptivos para ganar la batalla a la desinformación

  • Actualidad

fake news. riesgo

Las informaciones falsas relacionadas con la actual guerra de Ucrania o los bulos generados durante la pandemia son buenos ejemplos de la seria amenaza que puede suponer la desinformación en la era digital. La Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y el Centro de Investigación y Tecnología Hellas (CERTH), de Grecia, trabajan en proyectos basados en inteligencia artificial para frenar la difusión de las ‘fake news’.

Recomendados: 

El nuevo paradigma de seguridad para entornos SDWAN Webinar

Lee IT Digital Security (Marzo de 2022) para PC y Mac Leer

Estrategia de Rusia en el ciberespacio Leer

Durante la celebración del Mobile World Congress, Digital Future Society organizó una sesión sobre los desafíos más inminentes generados por la desinformación en la que se mostraron dos proyectos piloto ganadores el pasado mes de septiembre de la convocatoria “Tech against Disinformation” para identificar soluciones tecnológicas destinadas a combatir esta amenaza.

Una de las iniciativas es la llevada a cabo por el grupo de investigación AI+DA (Applied Intelligence and Data Analysis) de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), que combina el procesamiento de lenguaje natural (NLP) multilingüe basado en inteligencia artificial (IA), el análisis de redes sociales y el seguimiento de la información en las redes para la detección, seguimiento y análisis automatizado de afirmaciones falsas.

Esta solución pretende implementar una arquitectura multilingüe que reconoce y compara textos en el español, inglés, catalán, vasco o gallego, entre otros. Esto permite contrastar información en diferentes idiomas sin perder detalles en la traducción y rastrear el recorrido de la información, para ver todo su historial, desde las primeras apariciones en redes sociales hasta su estado actual.

El otro proyecto es el DeepFake Detection Lab del Centro de Investigación y Tecnología Hellas (CERTH), de Grecia. Se trata de una solución dirigida a las agencias de verificación que busca equipar a la comunidad de fact-checkers con el conocimiento y los recursos necesarios para comprender y contrarrestar el problema de la reciente tecnología del DeepFake. Con la creación del Laboratorio de Detección de DeepFakes, un portal web de fácil acceso y usabilidad, se busca abordar el desafío de identificar rostros manipulados por IA en imagen y video con ejemplos prácticos y una herramienta de detección automática para subir contenido e identificar material visualmente falsificado.