Las ciberataques seguirán siendo un claro riesgo empresarial en 2022

  • Actualidad

Seguridad, ataque, hacker

Según todas las firmas de seguridad, 2022 será un año en el que se intensificarán los ataques. Los expertos de VMware en este cambio coinciden en ello, y advierten de que el ransomware seguirá propagándose, aumentarán las amenazas internas y los sistemas operativos Linux se convertirán en uno de los principales objetivos para los ciberdelincuentes. También consideran preocupante la seguridad de los entornos multicloud.

Recomendados: 

Caminando hacia Zero Trust, el modelo de seguridad que se impone en la empresa Evento

El papel de la ciberinteligencia en la seguridad empresarial Webinar

Identificación de ataques web Leer

Durante este año se produjeron importantes brechas de seguridad que produjeron gravísimas consecuencias. Con 2022 a la vuelta de la esquina, los expertos en seguridad de VMware han presentado una serie de predicciones sobre lo que nos depara el próximo año en el ámbito de la ciberseguridad.

Uno de los puntos que más preocupa a los especialistas es que a medida que las organizaciones ponen en marcha la segmentación de la red para detener la propagación del ransomware, los atacantes han evolucionado para aprovechar las credenciales de confianza y moverse por la red sin obstáculos. Con un conjunto de credenciales válidas, los atacantes pueden llevar a cabo gran parte de su nefasta actividad sin hacer saltar una sola alarma.

El enfoque de confianza cero (Zero Trust en inglés) será un elemento clave para defenderse de los ataques en 2022, lo que hará las organizaciones verifiquen todo para confirmar que es seguro.

En julio de 2021, cuando el mundo todavía estaba recapacitando sobre la devastadora brecha de SolarWinds, la banda de ransomware REvil explotó un Día Cero en Kaseya VSA para lanzar un ataque a la cadena de suministro de sus clientes. En 2022, podemos esperar que los cárteles del cibercrimen sigan buscando formas de aprovechar la transformación digital de las organizaciones para desplegar código malicioso, infiltrarse en las redes y ganar persistencia en los sistemas de todo el mundo.

Según los expertos de VMware, en 2022 aumentarán las amenazas internas y como resultado, veremos cómo se establecen nuevos protocolos de protección de redes y datos sensibles.

Actualmente Linux alimenta la mayoría de las cargas de trabajo en la nube y el 78% de los sitios web en Internet. Por ello, se ha convertido en el sistema operativo clave de casi todos los proyectos de transformación digital que emprenden las organizaciones. Esto hace que la seguridad de los entornos Linux sea crítica, puesto que los cibercriminales han empezado a dirigirse cada vez más a los hosts basados en Linux con diversos tipos de amenazas.

Por último, los especialistas de la firma se detiene en el aumento de los entornos multicloud y sus consecuencias. Este aumento conllevará una mayor proliferación de puertos y protocolos comunes, que los ciberdelincuentes utilizarán para moverse lateralmente y extraer datos una vez dentro de la red.