Los ciberdelincuentes, atentos a la evolución de tres tecnologías, para atacarnos: IA, 5G y cloud

  • Actualidad

ciberseguridad IoT

Tras un año marcado por el espionaje a ciudadanos y empresas, el ransomware e incidentes con criptomonedas, Panda Security nos da las claves sobre la procedencia de los ataques que se producirán en 2020 en torno a las tecnologías en están en plena eclosión.

Según los datos de PandaLabs, 2019 ha sido un año en el que los problemas más graves de ciberseguridad han estado relacionados con el espionaje a ciudadanos y empresas por parte de grandes potencias como Rusia y China; ataques de ransomware e incidencias con las criptomonedas.

Con 2019 llegando a su fin, la atención tendrá que centrarse en los nuevos vectores de ataque que surgirán en torno a todas las tecnologías que están en proceso de “hype”, es decir, “aquellas que están demostrando una explosión en su uso a escala global”, explica Hervé Lambert, Global Consumer Operations Manager de Panda Security.

¿Y cuáles son? En opinión de la compañía, las soluciones tecnológicas que se sustenten en la inteligencia artificial, las redes 5G y la nube.

En un post reciente, la firma cree que destacarán los ataques a través de los altavoces digitales. Dispositivos como Google Home o Amazon Echo están siempre activados y si alguien con malas intenciones accede a estos dispositivos, obtiene mucha información relevante de las víctimas.

La empresa también predice que se empleará el reconocimiento biométrico para localizar víctimas, y que los “deepfake” supondrán un riesgo mayor. En este punto dice que “en 2020, esta forma de falsificar la cara y la voz de otras personas en archivos de vídeos y audio, se convertirán en algo casi habitual”.

Se trata de una tecnología que se usa para hacer efectos especiales en el cine, que se ha popularizado en Internet por medio de algunas aplicaciones que se sirven de la inteligencia artificial.

En opinión de Panda Security podría llegar un momento en que estas falsificaciones sean imposibles de distinguir. “Cuando llegue ese momento, será necesario que tengamos dispositivos que lo detecten para evitar fraudes telefónicos, fake news y todo tipo de trampas en las que nos puedan engañar suplantando la identidad de alguien famoso o de una persona de nuestro entorno más cercano”.

El post también destaca que las redes 5G permitirá que se multiplique el número de dispositivos IoT, y el aumento de la velocidad de conexión podría hacer que sean más susceptibles a los ataques por denegación de servicio (en inglés DDoS), cuyo objetivo es bloquear Internet o los servidores de una víctima al hacer que miles de dispositivos se conecten de forma simultánea y realicen una pequeña acción.

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos