PSD2 ya está aquí: ¿y ahora qué?

  • Normativa

PSD2

Con la llegada del nuevo año se empieza a aplicar la nueva nueva Directiva Europea de Servicios de Pagos (PSD2), que introduce como principal novedad la autenticación reforzada. Con ella se persigue reducir el fraude en las compras online, pero un estudio sostiene que podría poner en riesgos un volumen de ventas equivalente a 108.100 millones en Europa.

Recomendados: 

Protección avanzada de datos y continuidad de negocio con Nutanix y Veeam Webinar 

Transacciones electrónicas europeas: cumpliendo con eIDAS Webinar

Esta Directiva europea, pensada para reducir el fraude online, incluye la autenticación reforzada como sistema para reducir el fraude online autenticando todas las operaciones de pago electrónico mediante al menos dos de estos tres métodos:  conocimiento (algo que solo el usuario sabe, como una contraseña), posesión (algo que solo el usuario posee, como un código o un teléfono móvil) o inherencia (algo que el usuario tiene, como un elemento biométrico como, por ejemplo, reconocimiento de huellas dactilares).

Reducir el fraude es, sin duda, importante, pero los comercios europeos podrían ver reducidas sus ventas online, según un estudio de la consultora CMSPI.

De acuerdo con este documento, las dificultades que ha generado la pandemia para la adaptación efectiva de estos nuevos requisitos, pueden suponer un problema añadido para el sector del comercio electrónico, poniendo en riesgo un volumen de ventas equivalente a 108.100 millones de euros en Europa si no se amplían los plazos actuales o si no se introducen fórmulas más graduales en su aplicación. En el caso de España esa cantidad podría alcanzar los 20.000 millones de euros.

El informe subraya que la tecnología sigue siendo relativamente nueva y no está probada al 100% y que agrega una importante fricción innecesaria a la experiencia de compra online. “Aunque los bancos pueden estar satisfechos de que el protocolo 3DS2 sea compatible con los requisitos de autenticación reforzada de los clientes, los comercios europeos necesitan soluciones que sean compatibles y cómodas para el consumidor”, explica.

En definitiva, a partir de ahora, los bancos emisores de tarjetas de pago en España y en otros países de la Unión Europea deben aplicar estos nuevos protocolos de autenticación, estén preparados o no, y esto obliga también a los comercios a admitir su uso a partir de esa fecha en todas las operaciones de pagos online con tarjeta.

Si el cliente no cumple con dos de los tres pasos requeridos en este nuevo proceso (conocimiento, inherencia o posesión) que se alarga entre uno y dos minutos más respecto a los procedimientos actuales, o si el sistema simplemente no funciona, las transacciones serán rechazadas.

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos