Para 2021 las mayores amenazas serán el ransomware y el malware fileless

  • Endpoint

ESET

Los ataques son una amenaza persistente para cualquier organización, y es fundamental que se haga hincapié en la ciberseguridad. La protección para el teletrabajo y la concienciación sobre la seguridad en los dispositivos conectados, como juguetes eróticos, preocupan también a los expertos de ESET.

Recomendados: 

2021, ¿el año de la ciberdefensa? Webinar

Trabajo seguro desde cualquier lugar: adaptándonos a la "nueva normalidad" Leer

Threat Hunting Report 2020: así son las campañas de intrusiones hoy en día Leer 

Ahora que termina un año que ha transformado la manera en la que vivimos, trabajamos o socializamos, ESET ha publicado su informe sobre las Tendencias de Ciberseguridad para 2021, que analiza las tendencias del cibercrimen de los últimos meses y revela los desafíos clave a los que se enfrentarán tanto empresas como particulares durante.

Con la llegada de la COVID-19 se ha implantado de forma masiva el teletrabajo, que ha conllevado muchos beneficios a los trabajadores, pero también ha incrementado los riesgos de ataques en las redes corporativas. Para Jake Moore, especialista en seguridad de ESET, “hemos aprendido que trabajar en remoto puede ser positivo para muchas organizaciones, pero no creo que se siga teletrabajando los cinco días de la semana cuando esta situación excepcional termine. Empresas y profesionales se irán adaptando a lo que es mejor para las dos partes. En cualquier caso, como la mayor parte del trabajo que se lleva a cabo fuera de la oficina es digital, es fundamental que se haga mucho hincapié en la ciberseguridad. Los ataques son una amenaza persistente para cualquier organización, por lo que se deben crear equipos resilientes que eviten las consecuencias financieras y reputaciones de un posible ataque”.

Precisamente debido al incremento en el teletrabajo, en ocasiones de forma acelerada, se han dejado de lado ciertos aspectos de la seguridad e incluso se ha cedido a los chantajes de los ciberdelincuentes. Como los atacantes ven que el ransomware tiene éxito, el robo de datos y la extorsión, representada por la amenaza de publicar esta información robada si no se cede al chantaje, siguen creciendo. Para Tony Anscombe, evangelista de seguridad en ESET, “las empresas son cada vez más inteligentes y despliegan tecnologías que desbaratan muchos de los ataques recibidos; además, cada vez se confía más en procesos de copias de seguridad y de recuperación en caso de que el ataque tenga éxito, por lo que los atacantes necesitan de planes B para conseguir sus objetivos y monetizar sus ataques. Por ello, aconsejamos a las organizaciones de cualquier tamaño que no confíen solamente en esos procesos de recuperación y desplieguen verdaderas estrategias de seguridad que protejan sus activos de cualquier ataque”.

En los últimos años, los grupos de cibercriminales han empezado a desarrollar técnicas complejas para atacar a objetivos muy concretos, como los ataques de malware fileless, que utilizan las herramientas propias del sistema operativo para aprovecharse de sus funciones y llevar a cabo sus acciones maliciosas. Cada vez más, se observa el uso de estas técnicas especialmente en campañas de ciberespionaje con objetivos gubernamentales y de un perfil elevado. Para Camilo Gutiérrez Amaya, investigador senior de seguridad en ESET, “las amenazas fileless han evolucionado de forma muy rápida y se espera que en 2021 se utilicen de forma masiva y para llevar a cabo ataques a gran escala. Esta situación subraya la importancia de implementar equipos de seguridad capaces de desarrollar procesos que se aprovechen de las herramientas y tecnologías disponibles en el mercado y que no solo se busque prevenir el compromiso de las máquinas cuando entra un código malicioso en la red, sino también contar con funcionalidades de detección y respuesta antes de que los ataques consigan su objetivo”.

Finalmente, ESET recalca el peligro de dispositivos conectados, como los juguetes sexuales para adultos, la mayoría de los cuales presenta una escasa protección frente a posibles ciberataques. Además, este año, la distancia social y los confinamientos han provocado un incremento muy fuerte en la venta de estos dispositivos. Para Cecilia Pastorino, investigadora de ESET, “la concienciación y el desarrollo seguro son fundamentales para que estos dispositivos garanticen la protección de datos sensibles, de forma que los propios usuarios se conviertan en consumidores inteligentes que sean capaces de exigir mejores prácticas a los fabricantes para poder mantener el control de su intimidad en el futuro”.

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos