¿Qué retos tendrán las empresas en privacidad en 2023?

  • Actualidad

seguridad privacidad datos

El año pasado ha estado marcado por una intensa actividad regulatoria en materia de privacidad en todo el mundo, a lo que se suma la emergencia de tecnologías como la IA o el metaverso que entrañan también nuevos riesgos. Kaspersky ha analizado la evolución de este tema en 2022 para identificar en qué deben centrarse las organizaciones a lo largo de los próximos meses.

En su informe “Predicciones de privacidad para 2023”, Kaspersky destaca que la actividad regulatoria en materia de privacidad se ha centrado tanto la adopción de medidas de vigilancia empresarial y en las prácticas en materia de seguridad de los datos que perjudican al consumidor, como en otras destinadas a proteger la información confidencial de las técnicas invasivas de Machine Learning (aprendizaje automático).

Sin embargo, hay otros problemas a los que nos enfrentaremos en el corto plazo, como los marcados por la agenda geopolítica y económica actual, y que Kaspersky resume en cinco puntos:  

La “balcanización” de Internet nos lleva a un mercado más diverso y localizado en el caso del seguimiento del comportamiento del usuario y con más controles en la transferencia de datos transfronterizos
Muchas páginas están plagadas de rastreadores indetectables que recopilan datos de comportamiento para segmentar la publicidad. Aunque hay muchos tipos de empresas en este ámbito de actividad, el mercado lo lideran las grandes tecnológicas norteamericanas, como Meta, Amazon o Google. En muchas regiones, las autoridades son cada vez más cautelosas a la hora de compartir datos con empresas de otros países. Esto empuja a las corporaciones a confiar en organizaciones de ámbito local, lo que tiene implicaciones en la privacidad. Aunque las grandes empresas gastan más en seguridad que las pequeñas, no están exentas de sufrir brechas de datos. Por otra parte, las entidades de menor tamaño pueden resultar menos interesantes para los piratas informáticos, pero también están menos controladas por los organismos reguladores.

Los teléfonos reemplazarán cada vez más los documentos en papel
Los smartphones son cada vez más usados como método de pago, dejando a las tarjetas de crédito obsoletas en algunos países. Además, se usan para llevar documentos digitalizados, como el DNI o el certificado COVID. Esto aporta ventajas, pero también riesgos. Un sistema bien implementado para estos servicios agiliza la verificación del usuario, pero almacenar toda esta información en un único punto implica riesgos. Nos obliga a ser exigentes con la seguridad de los móviles y la manera en que se almacenan los datos para preservar la privacidad.

Las empresas tendrán que luchar contra el factor humano para frenar las amenazas internas y la ingeniería social si quieren proteger los datos de los usuarios.

Las empresas desarrollan medidas de ciberseguridad cada vez más integrales, moviéndose de la protección de la seguridad del punto final a la detección y respuesta extendidas (XDR) o el seguimiento proactivo de las amenazas. Sin embargo, las personas siguen siendo el eslabón más débil de la cadena. La mala configuración de algunas soluciones de almacenamiento de datos en la nube provocará fugas de datos y errores humanos. Para mitigar estas amenazas, las corporaciones tendrán que invertir en prevención de fugas de información, así como en una educación de los empleados para incrementar la concienciación en ciberseguridad.

Aumentará la preocupación sobre la privacidad del metaverso
La cantidad de datos que generamos en pagos digitales o mediante el uso habitual del móvil permiten extraer conclusiones muy sensibles. Los dispositivos inteligentes en el hogar, la videovigilancia continua en las ciudades, los automóviles con múltiples cámaras, la adopción de Internet de las Cosas (IoT) y la digitalización continua de servicios hacen que el concepto de privacidad sea cosa del pasado, al menos en las ciudades. Al mismo tiempo, el metaverso llevará experiencias físicas al mundo virtual. El mundo online se está apoderando del físico.

Frenar las fugas de datos empujará la contratación de seguros.
Vivir cómodamente tiene un coste para la privacidad. Pedir comida o usar un servicio de transporte genera, como mínimo, datos de geolocalización confidenciales. La conciencia en torno a la privacidad crece y las personas toman medidas para proteger sus cuentas personales y reducir la huella digital. Una forma de hacerlo es contratar seguros contra violaciones de datos. Aunque ya existen para restañar las pérdidas generadas por el robo de identidad, se espera un abanico más amplio de posibilidades para contratar seguros.