Detección, protección y remediación serán las consignas de la ciberseguridad en 2023

  • Actualidad

2023 tendencias

La nube se ha consolidado como pilar de los entornos digitales y, a medida que más servicios se migren a este modelo de TI, multicloud aumentará su importancia. Es una de las predicciones de NetApp para el nuevo año, en el que cree que el desarrollo sostenible será el principal factor que marcará las decisiones de compra de tecnología. Además, sostiene que la ciberresiliencia será crucial y, para ello, las claves son las capacidades de detección, protección y remediación.

  Recomendados....

» Digitalización y seguridad, motor de innovación del sector financiero  Informe
» IT Trends 2023 en ciberseguridad  y factores para su despliegue  Webinar
» Work from Anywhere, garantía de perímetro de acceso seguro Leer 

La inversión en la nube aumentará en 2023, y esta seguirá teniendo un papel fundamental como base de la transformación, de acuerdo con las predicciones de NetApp para 2023. Según los expertos del proveedor, las empresas se encaminan a un futuro multicloud. De hecho, el 89% de las empresas ya utilizan múltiples nubes para gestionar los servicios, operaciones e infraestructuras de TI.

Incluso los entornos multinube su importancia a medida que más servicios se trasladen de las instalaciones a cloud. Este parece ser un escenario en el que algunas empresas han "aterrizado" por necesidad, o incluso por accidente, a medida que trabajaban para mitigar los problemas de la cadena de suministro, vinculándose a múltiples proveedores de nubes que pudieran ayudarles a impulsar la innovación y garantizar la seguridad, escalabilidad y flexibilidad fuera de su centro de datos. Esto ha generado una complejidad innecesaria que las empresas tratarán de resolver mediante la adopción de servicios comunes en todas las nubes.

Por otro lado, la firma considera que más complejidad tecnológica implica equipos preparados, con los conocimientos necesarios y capacitados para gestionar todo tipo de tareas digitales. En este punto, destaca que la brecha de competencias que se debe subsanar.

Es difícil encontrar talento que pueda trabajar con destreza en una sola nube. Crear equipos capacitados para gestionar varias nubes se convierte en un reto importante y puede llevar largos periodos de tiempo desarrollarlos. Las empresas necesitan equipos que puedan innovar y construir. Esta necesidad se intensificará, por lo que las empresas tendrán que estar dispuestas a proporcionar a los miembros del equipo formación.

Además, la sostenibilidad será cada vez más importante para los compradores de TI, que necesitarán más datos para respaldar las afirmaciones de sus proveedores. Estos tendrán que demostrar que están trabajando (y logrando) una mayor sostenibilidad a lo largo de toda su cadena de valor y ofreciendo funcionalidades de producto que permitan su sostenibilidad. Habrá que esforzarse más para aumentar la eficiencia energética de las instalaciones y equipos locales, y proporcionar métodos mejorados para la categorización de datos que permitan a los compradores examinar todo su parque de datos y clasificarlos por niveles, lo que resulta especialmente eficaz en la nube. Si tenemos en cuenta que el 68% de los datos se utilizan una vez y nunca más, podemos entender que trasladar estos datos no utilizados a la nube, donde se pueden clasificar y trasladar a almacenamiento frío, es beneficioso para el planeta.

En cuarto lugar, NetApp indica que los retos actuales en materia de salud, economía y guerra hacen que la ciberresiliencia sea más crucial que nunca. Detección, protección y remediación serán las consignas de la ciberseguridad en 2023.

Las organizaciones dependerán más que nunca de los recursos informáticos para proteger sus datos las 24 horas del día y recuperarlos rápidamente. Esto se debe a que la cuestión ya no es si serán atacadas, sino cuándo y con qué frecuencia, por lo que es necesario abordar el problema de frente y un pequeño número de pequeñas y medianas empresas aún no están preparadas. Antes, la estrategia de ciberdefensa de una empresa se centraba en anticiparse al ataque, pero hoy se trata más de reaccionar durante el ataque y recuperarse rápidamente después de él.

Por último, la computación híbrida cuántica empezará a pasar de la fase conceptual a la aplicación práctica. Esto también obligará a abordar mejor la ciberseguridad.

Problemas como los elementos de la inteligencia artificial se desglosarán y pasarán a los sistemas cuánticos para su procesamiento, empezaremos a ver una mezcla de HPC tradicional y cuántica para resolver algunos de estos problemas más complejos. Las compañías necesitan pensar en el cifrado de datos, ahora más que nunca. Los cíberdelincuentes son cada vez más sofisticados, y deben ser igual de sofisticadas en lo que respecta a sus medidas de seguridad.

Habrá que pensar mucho más detenidamente en cómo proteger los datos, desde el simple robo hasta técnicas más avanzadas de cifrado y descifrado. Los ordenadores normales, incluso los de alta potencia, tardarían décadas en "romper" estos algoritmos de cifrado. El híbrido cuántico será capaz de romper los protocolos de cifrado existentes en menos de una década, por lo que podrán desarrollarse antes nuevos protocolos y algoritmos de cifrado.