El 49% de los CEOs considera los riesgos de ciberseguridad como la mayor amenaza

  • Actualidad

Directivo

Según un informe mundial de PwC, los CEOs del mundo confían en que la economía va a mejorar en 2022. En medio de este clima de optimismo, la mitad de los primeros ejecutivos del mundo, identifican la sciberseguridad como la principal amenaza para los próximos doce meses. Entre los directivos españoles, ocupa el segundo lugar.

Recomendados: 

14 Predicciones de Ciberseguridad para 2022 Leer

Nuevas reglas de seguridad para aplicaciones web y API Leer

A pesar de todas las incertidumbres existentes, principalmente relacionadas con la evolución de la Covid-19, los presidentes y consejeros delegados de todo el mundo tienen el mayor nivel de optimismo acerca de la evolución de la economía en 2022 de los últimos diez años. Esta es una de las principales conclusiones de la 25ª Encuesta Mundial de CEOs, elaborada por PwC, que recoge la opinión de 4.446 máximos ejecutivos de 89 países.

Según sus datos, el 77% de los CEOs espera una mejora de la coyuntura internacional en los próximos doce meses, y que sólo el 13% cree que la situación se va a deteriorar.

El optimismo de los CEOs a nivel mundial para 2022 es ligeramente superior al del año pasado (76%) y más de 50 puntos por encima del registrado en 2020, cuando el 53% preveía una caída de la economía. En general, los primeros directivos son, al menos, tan positivos como hace un año. En España, por ejemplo, son todavía más optimistas que la media (y cuatro puntos más que el año pasado): el 85% espera que la marcha de la economía sea más favorable en los próximos doce meses.

El 65% de los máximos directivos españoles se muestran, además, confiados en que la economía española se vuelva más sostenible, digital y resiliente gracias a la financiación de los Fondos Europeos de Recuperación (Next Generation EU). Aunque cuando se les pregunta por los principales obstáculos para que esto suceda, hay tres que les preocupan especialmente: que se prioricen proyectos a corto plazo en lugar de resultados a largo plazo (31%), la falta de claridad sobre los proyectos que van a recibir esta financiación (27%) y la excesiva burocracia de las Administraciones Públicas (22%).

Incertidumbres y amenazas
Aunque se impone el optimismo, los directivos encuestados son conscientes de que habrá que lidiar incertidumbres y de amenazas para los próximos doce meses. Entre los CEOs globales, la ciberseguridad, para el 49%, y los riesgos asociados con la salud (48%), repiten como los más preocupantes, seguidos de la volatilidad del entorno macroeconómico (43%).  En el caso de los ejecutivos españoles, la mayor amenaza es, para el 69%, precisamente el cambiante contexto económico, entendido este como la posible fluctuación del crecimiento de PIB, de la inflación y del desempleo. Eso sí, seguida de los ciberriesgos (62%) y de las cuestiones relacionadas con el cambio climático (53%).

A nivel global, y si miramos estas amenazas desde un punto de vista sectorial, los CEOs del sector financiero, por ejemplo, son los más preocupados por los ciberdelitos, mientras que los del sector de turismo tienen como principal fuente de desvelos la situación sanitaria y los de energía, el cambio climático.

Los presidentes y consejeros delegados de todo el mundo consideran que, más allá de sus mercados domésticos, los que tendrán un mayor potencial de crecimiento en los próximos doce meses serán Estados Unidos (41%), China (27%), Alemania (18%) y el Reino Unido (17%). Para los CEOs españoles los países más atractivos para sus negocios son, en este orden de prioridad: Estados Unidos (38%), Alemania (33%), China (20%) y Francia y Brasil (13%). 

Sostenibilidad
A pesar del interés cada vez mayor de los directivos por los temas relacionados con el medioambiente, el gobierno corporativo y la sostenibilidad (ESG, en su acrónimo inglés), la encuesta muestra que todavía queda un largo camino por recorrer, especialmente, en materia de cambio climático. Solo el 22% del conjunto de los CEOs entrevistados en todo el mundo tienen objetivos específicos para que sus compañías produzcan cero emisiones netas en línea con los objetivos establecidos en el Acuerdo de París sobre el cambio climático, un 29% están en proceso de hacerlo y un 44% no tiene ningún plan previsto en este sentido. Entre estas compañías que no han puesto ninguna iniciativa en marcha, el 57% argumenta que no producen una cantidad significativa de gases de efecto invernadero y el 55% que no tiene capacidad para medir sus emisiones.

Las empresas más comprometidas para convertirse en cero emisores netos son aquellas más grandes o que pertenecen a los sectores más intensivos en carbono, como el energético.

Finalmente, de la encuesta se desprende que las empresas más comprometidas con la descarbonización son aquellas que incluyen los objetivos de reducción de emisiones en su estrategia corporativa de la compañía y que, además, los vinculan a la retribución de sus CEOs.