Los atacantes patrocinados por estados son la mayor amenaza para los Juegos Olímpicos

  • Actualidad

olimpiadas

El alto perfil y la naturaleza internacional del evento lo convierten en un objetivo para aquellos que buscan causar daños por motivos políticos, enriquecerse a través de actividades criminales o avergonzar a la nación anfitriona en el escenario internacional. Los grupos APT rusos son los más motivados.

Recomendados: 

Sophos ZTNA: securizando el acceso a organizaciones en cualquier lugar Webinar

7 consejos para proteger los datos de tu empresa y vencer al ransomware Leer

Anatomía del ataque a una cuenta privilegiada Leer

Recorded Future ha analizado el panorama de amenazas que rodea a los próximos Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Como lo demuestran anteriores ediciones, el alto perfil y la naturaleza internacional del evento lo convierten en un objetivo para aquellos que buscan causar daños por motivos políticos, enriquecerse a través de actividades criminales o avergonzar a la nación anfitriona en el escenario internacional.

Según Recorded Future, los agentes de amenazas patrocinados por el Estado representan la amenaza más importante para los Juegos Olímpicos y las organizaciones afiliadas a los Juegos Olímpicos. Los grupos APT rusos son probablemente los más motivados para atacar e interrumpir los Juegos dadas las campañas cibernéticas anteriores dirigidas al evento y la disputa actual sobre la elegibilidad del país para participar.

El ransomware probablemente representa la mayor amenaza para las organizaciones afiliadas a los Juegos Olímpicos. A ello se suman las campañas de desinformación patrocinadas por estados dirigidas a generar controversia y socavar el evento como impopular, inseguro o injusto.

La actual pandemia de COVID-19 y las restricciones asociadas probablemente reduzcan la oportunidad de que se produzcan ataques físicos, pero los Juegos Olímpicos son un lugar común para la protesta política, y la oposición generalizada al evento en Japón aumenta el riesgo de amenazas locales.

"Los Juegos Olímpicos han sido históricamente un objetivo principal para los actores de amenazas, ya sea por motivaciones políticas o porque las organizaciones víctimas de ransomware pueden estar fuertemente incentivadas a pagar rescates rápidamente. Si bien hay una menor probabilidad de amenazas físicas o protestas disruptivas generalizadas, sigue siendo de suma importancia para cualquier organización ser consciente de este panorama de amenazas en evolución y las motivaciones para realizar actividad maliciosa mientras el mundo está observando", explica Christopher Ahlberg, CEO y Cofundador de Recorded Future.

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos