Claves para entender la nueva la infraestructura de negocio del cibercrimen

  • Actualidad

cibercrimen

Los negocios criminales también necesitan servicios de hosting y protecciones de ciberseguridad. Una investigación de Trend Micro detalla cómo son las nuevas infraestructuras de negocio que sostienen la actividad del cibercrimen, un "sector" cada vez más profesional.

Recomendados: 

Educación sobre codificación segura Leer 

5 consejos clave para pasar fácilmente a DevSecOps Leer

Un nuevo trabajo de la firma de seguridad analiza el mercado de los servicios de hosting clandestino, y detalla cómo y dónde los ciberdelincuentes alquilan la infraestructura que aloja su negocio. En él detalla el mercado de compra y venta de estos servicios, que son la columna vertebral de todos los demás aspectos del modelo de negocio de los ciberdelincuentes, ya sea que incluya el envío de spam, la comunicación con un servidor de comando y control, o la oferta de un servicio de soporte para ransomware. 

En los últimos cinco años, el aumento del uso y abuso de activos comprometidos ha formado un mercado totalmente nuevo. Según explica el informe, existen diversos tipos de hosting clandestino y servicios asociados utilizados por los ciberdelincuentes para llevar a cabo sus operaciones, entre ellos el hosting a prueba de bombas, las redes privadas virtuales (VPN), los anonimizadores y la protección contra la Denegación de Servicio Distribuida (DDoS). Esos servicios podrían utilizarse de diversas maneras para proteger la disponibilidad, mantener el anonimato, interrumpir el análisis forense, crear confusión sobre la ubicación física y permitir la suplantación de la IP, entre otras cosas.

La firma subraya también que el cibercrimen es una industria muy profesional, con ventas y anuncios que aprovechan técnicas y plataformas de marketing legítimas, todo ello controlado en cierta medida por el coste. Por ejemplo, los investigadores encontraron un anuncio para servidores dedicados y comprometidos con base en EE.UU. a partir de solo 3 dólares, subiendo a 6 dólares con disponibilidad garantizada durante doce horas. Aunque muchos de estos servicios se comercializan en foros del mercado clandestino del cibercrimen, algunos de ellos son solo accesibles con invitación, otros se anuncian y venden claramente a través de redes sociales y plataformas de mensajería legítimas como Twitter, VK y Telegram. 

De hecho, la línea entre la criminalidad y el comportamiento de los negocios legítimos es cada vez más difícil de discernir. Algunos proveedores de hosting tienen una clientela legítima y se anuncian abiertamente en Internet, pero pueden tener distribuidores que venden exclusivamente a los delincuentes, ya sea con o sin el conocimiento de la empresa.

En el caso de los alojamientos a prueba de bombas, que están definitivamente más vinculados al cibercrimen, por lo general son proveedores de hosting habituales que tratan de diversificar su negocio para atender a las necesidades de clientes específicos. Por un precio elevado, están dispuestos a llegar al límite absoluto de lo que la ley permite y sanciona en su jurisdicción local.

Este primer informe forma parte de una serie compuesta por tres capítulos. Las partes dos y tres de la investigación ahondarán en los tipos de servicios e infraestructuras clandestinas que se ofrecen, así como en la seguridad operativa y las motivaciones de los agentes que venden dichos servicios. “Esperamos que al proporcionar a las fuerzas del orden y a otras partes interesadas un recurso de consulta sobre este tema, sirva para ayudar a promover nuestra misión colectiva de hacer del mundo digital un lugar más seguro", ha explicado Robert McArdle, director del equipo de investigación Trend Micro Forward-Looking Threat Research.

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos