Bitdefender suspende todas sus operaciones comerciales en Rusia

  • Actualidad

Bitdefender 2

Para las empresas de países de la OTAN y de la UE que actualmente estén utilizando tecnología de ciberseguridad de origen ruso, les ofrece la posibilidad de cambiarla por tecnología de Bitdefender sin coste. La compañía insta a los usuarios a estar en alerta ante las oleadas de spam.

Bitdefender ha anunciado la puesta en marcha de diferentes iniciativas con respecto al conflicto de Ucrania, empezando por la suspensión de su actividad comercial en Rusia. Asimismo, en colaboración con la Dirección Nacional de Ciberseguridad (DNSC) de Rumanía, Bitdefender ofrece consultoría técnica, inteligencia de amenazas y tecnología de ciberseguridad de forma gratuita a cualquier empresa, institución gubernamental o privada y ciudadanos de Ucrania durante el tiempo que sea necesario.

Para las empresas de países de la OTAN y de la UE que actualmente estén utilizando tecnología de ciberseguridad de origen ruso y que hayan perdido la confianza en ella, la compañía les ofrece la posibilidad de cambiarla por tecnología de Bitdefender y de mantenerla durante un año sin ningún coste.

Bitdefender alerta asimismo de que, a medida que se intensifique la guerra, aumentarán los ataques de ciberseguridad en sus distintas variantes. Unos serán ataques dirigidos a una organización en concreto como acción de represalia, otros serán ataques oportunistas, que intentan ganar ventaja de la situación. Por este motivo, la compañía insta a usuarios y empresas a prepararse a fondo para poder resistir estas amenazas.

Entre las amenazas detectadas figuran nuevas campañas fraudulentas de correos electrónicos con supuestos fines benéficos para enviar ayuda financiera a Ucrania. A tal fin, los ciberdelincuentes están utilizando el plagio de noticias como estrategia para hacer que sus correos electrónicos sean más creíbles.

Los hackers están escaneando artículos de noticias y utilizando copias bien escritas para diseñar sus e-mails maliciosos. El 86% de los mensajes de plagio se enviaron desde direcciones IP en Lituania y terminaron en bandejas de entrada en Corea del Sur (40%), República Checa (16%), Alemania (7%), Estados Unidos (5%) y Reino Unido (5%).