La seguridad será fundamental en 2022 para consolidar la aceleración digital

  • Actualidad

Ciberseguridad 8

2022 va a ser un año de consolidación de muchas tecnologías relacionadas con el teletrabajo y los entornos híbridos, el flujo de datos y la protección de los mismos en diferentes entornos. Así lo destaca Kingston en sus predicciones para el próximo año.

Recomendados: 

Caminando hacia Zero Trust, el modelo de seguridad que se impone en la empresa Evento

El papel de la ciberinteligencia en la seguridad empresarial Webinar

Identificación de ataques web Leer

Según Kingston, 2022 será un año clave para consolidar las nuevas formas de trabajo y las tecnologías que están acelerando la evolución a modelos digitales pero, para afianzar el uso de cualquier tecnología será fundamental mejorar la seguridad y la protección de los activos.

La firma ha identificado tres tendencias de claro impacto en el mundo de la tecnología:

- La inteligencia artificial (IA) seguirá evolucionando: esta tecnología, unida al machine learning y a otras técnicas como la realidad virtual y la realidad aumentada, permitirá crear experiencias más inmersivas, por ejemplo, en las videoconferencias o en la exposición de los productos de las empresas para que el cliente lo pueda ver desde la comodidad de su casa.

Por supuesto, también se podrá usar en otras áreas más importantes como hospitales, para responder de manera más eficiente a las emergencias, así como en la gestión de recursos. En el área de las empresas e instituciones públicas, la IA podrá ayudar en los casos de atención al cliente y consultas de una manera más eficaz.

Otro de los ámbitos de aplicación de la tecnología será la gestión de datos, centrándose en la protección y en la administración de ellos. Esto se verá reflejado en la rapidez y eficiencia a la hora de analizarlos y detectar cualquier tipo de amenaza, ya sean ataques ramsonware, phishing, u otras agresiones que tengan como objetivo vulnerar os datos de compañías y usuarios.

- Internet de las Cosas, cada vez más presente: este conjunto de técnicas consiste en que todos los dispositivos y utensilios puedan estar conectados a Internet, lo que implicaría la posibilidad de compartir datos tanto entre ellos, como con las empresas. Es decir, un coche, el sistema de calefacción, y un teléfono, podrían estar compartiendo información que recopilan para mejorar tu vida en muchos aspectos, ya que van aprendiendo sobre hábitos y gustos.

Esto también puede ser peligroso, ya que como hemos comprobado, el robo de datos es una amenaza que crece cada día, y más con este tipo de tecnologías, por lo que debe de desarrollarse aún e ir actualizándose en materia de seguridad continuamente.

- La ciberseguridad será clave: la migración de muchos de los procesos a la nube implica que la ciberseguridad será cada vez más importante. También evolucionará de una manera más sofisticada mediante la combinanción de otras técnicas como la IA o IoT. La mejora en la seguridad de estos procedimientos es un pilar para que sea un sistema seguro en el que podamos confiar en el futuro.

Por otro lado, la seguridad en el hardware cobrará relevancia. En este sentido, los dispositivos que tengan sistema de encriptación serán un año más de mucha ayuda para las compañías. Asimismo, la formación de los trabajadores se antoja vital, ya que muchos de los ataques comienzan por un fallo humano.