Sólo el 44% de las máquinas empresariales están preparadas para Windows 11

  • Actualidad

Windows 11 Inicio

Algo más de la mitad de las máquinas empresariales, el 55,4%, no podrán actualizarse de manera automática a Windows 11, por lo que deben contemplarse costosos procesos manuales y riesgos de seguridad.

Recomendados: 

El papel de la ciberinteligencia en la seguridad empresarial Webinar

Microsegmentación, clave para seguridad empresarial Leer

Para instalar Windows 11, los dispositivos deben tener un procesador de 1 GHz (o más) con dos o más núcleos en un procesador o SoC de 64 bits. También necesitan 4 GB de RAM y al menos 64 GB de almacenamiento. Las actualizaciones automáticas a Windows 11 tienen requisitos de sistema adicionales, como la capacidad de arranque seguro y TPM 2.0 habilitado. Aquellas máquinas o dispositivos que no cumplan con estos requisitos simplemente no se pueden actualizar.

Lansweeper, un proveedor belga de servicios de gestión de activos IT, ha realizado un estudio sobre el impacto de Windows 11 analizando cerca de 30 millones de dispositivos Windows de más de 60.000 organizaciones. La primera conclusión es que sólo el 44,4% de los dispositivos podrán recibir la actualización de manera automática en función de su CPU, por lo que las empresas deberán prepararse para un proceso de actualización manual.

Explica Lansweeper que aunque Microsoft cambió de opinión y decidió permitir actualizaciones manuales de Windows 11 independientemente de la CPU de la máquina, las actualizaciones automáticas solo son posibles si la CPU, la RAM y el TPM cumplen unos requisitos necesarios. Además, las futuras actualizaciones de Windows 11 no estarán garantizadas si no se cumplen los requerimientos. Esto es lo que lleva al proveedor belga a asegurar que el 55,6% de las máquinas no podrán actualizarse de manera automática a Windows 11, y el problema parece estar en el TPM, un chip criptográfico diseñado para llevar a cabo varios mecanismos de seguridad físicos y así evitar que software malintencionado pueda comprometer el sistema. Aunque la mayoría de las máquinas (91%) pasó la prueba de la CPU, solo la mitad de los TPM de las estaciones de trabajo cumplieron con los requisitos, un 19% fallaron y un 28% no eran compatibles o no lo tenían habilitado.

Y si miramos las máquinas virtuales, la cosa se pone peor: solo un 66,4% tiene suficiente RAM y solo un 0,23% tiene TPM 2.0 habilitado, de forma que la mayoría de las estaciones de trabajo virtualizadas deberán modificarse para obtener un vTPM antes de que puedan actualizarse a Windows 11.

En cuando a los servidores físicos, solo un 1,49% pasaron la prueba del TPM, “lo que significa que aproximadamente el 98% no se actualizará si Microsoft crea un sistema operativo de servidor con requisitos similares en el futuro”, dice Lansweeper.

Los datos ponen de manifiesto que las empresas con miles de máquinas con Windows, la actualización a Windows 11 podría convertirse en una pesadilla sin la automatización, y peor aún sin un inventario de activos de TI actualizado.

TAGS Windows 11

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos