Claves para evitar estafas y robos de datos bancarios en los pagos online

  • Actualidad

pagos

El ciberdelito más frecuente en España es la estafa online que, a través distintas prácticas maliciosas, busca hacerse con las contraseñas o datos bancarios de los usuarios. Repasamos con PaynoPain lo que los usuarios deben saber para realizar pagos online con seguridad.

Recomendados: 

Atención pública al ciudadano: hacia una relación de 360 grados Evento

Identificación de ataques web Leer

Según el Sistema Estadístico de Criminalidad (SEC), del total de ciberdelitos denunciados en 2019 un 88% corresponden a fraudes online. ??En los últimos nueve años este tipo de denuncias se han multiplicado por nueve, tendencia al alza que se mantuvo en 2020.

Ante el aumento de las estafas online, PaynoPain, empresa española especializada en el desarrollo de herramientas de pagos online, ha reunido las principales cuestiones que el usuario debe saber, además de repasar las mejores prácticas para prevenirlas:

- PSD2: como usuarios de Internet es importante saber que para que una pasarela de pagos sea segura tiene que cumplir con la Directiva Europea de Servicios de Pago (PSD2). Para ello, los sistemas de pago deben verificar la identidad del usuario mediante, al menos, dos elementos de autenticación que pueden ser: algo que posee (como, por ejemplo, su propio teléfono móvil), algo que conozca (como un pin o una contraseña) o algo inherente al usuario (como, por ejemplo, su huella digital o su reconocimiento facial).

- Tarjetas virtuales: son una buena alternativa que ofrece seguridad a los usuarios con menos experiencia en las compras online. Una de las principales ventajas de una tarjeta prepago virtual es que los fondos tienen un límite. Es el usuario quien decide el máximo disponible de la tarjeta. Además, al no ser una tarjeta física, se reducen los riesgos de extravío o robo.

- Certificado digital: a la hora de entrar a una web y realizar una compra es fundamental comprobar la seguridad del sitio. Para ello, podemos comprobar si junto a la URL figura un candado gris, esto es un certificado digital que verifica que sea una web segura.

- Múltiples datos de contacto: es clave controlar que haya varias vías, entre dos o tres diferentes, para contactar al comercio en caso de que sea necesario. Generalmente, suelen ser una dirección de correo y un teléfono de contacto. Otra forma es buscar referencias de anteriores compradores en algún buscador o redes sociales, no en la propia web.

- Condiciones de compras claras: antes de realizar cualquier compra es recomendable revisar esta información para evitar inconvenientes y, en especial, si vamos a compartir información personal, datos bancarios, etc. Además, la empresa recuerda a los usuarios que deben sospechar cuando las condiciones de compra no aparezcan en la web, estén mal escritas o no sean claras.

- Contraseñas seguras: es importante utilizar contraseñas complejas y cambiarlas regularmente. De esta manera, estaremos blindando nuestros dispositivos, sin utilizar la misma contraseña para todos los registros. Además, es recomendable crear contraseñas fuertes, aplicando reglas mnemotécnicas y ampliando el número de caracteres.

- Ante la duda, desconfiar: algo que puede parecer obvio, pero que no está de más aclarar es que nunca debemos enviar nuestros datos de pago escritos por teléfono, ni entrar en links sospechosos que nos lleguen por sms. En estos casos, siempre es mejor dudar y recurrir a alguna fuente oficial (banco o prestador del servicio) que nos pueda ayudar a corroborar la fiabilidad de la operación.

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos