El BCSC es elegido por Europa para definir un fondo de inversión público-privado para empresas de ciberseguridad

  • Actualidad

BCSC, Centro Vasco de Ciberseguridad

El fondo de inversión tiene como objetivo impulsar la inversión en empresas europeas de ciberseguridad y reducir la dependencia tecnológica de la Unión Europea.

Recomendados: 

Sophos ZTNA: securizando el acceso a organizaciones en cualquier lugar Webinar

7 consejos para proteger los datos de tu empresa y vencer al ransomware Leer

Anatomía del ataque a una cuenta privilegiada Leer

El Centro Vasco de Ciberseguridad, o BCSC, será el responsable de dar el primer paso hacia la creación de un ambicioso fondo europeo que tiene como objetivo impulsar la inversión en empresas europeas de ciberseguridad, potenciar este sector estratégico y reducir la actual dependencia tecnológica de la Unión Europea de otras economías del mundo.

Este fondo, denominado Plataforma Europea de Inversión en Ciberseguridad (ECIP - European Cybersecurity Investment Platform), es una potente iniciativa público-privada que cuenta con la participación de 42 agentes inversores y aspira a alcanzar una inversión de al menos 1.000 millones de euros en los próximos cinco años. Este fondo de inversión sería un recurso independiente de los fondos Next Generation Europe, que son fondos públicos y tienen una finalidad diferente.

Desde el BCSC aseguran que su participación como entidad promotora de este proyecto tiene una doble mirada: por un lado, la elaboración de un estudio técnico que determinará cómo diseñar la futura plataforma y, al mismo tiempo, situar al País Vasco como un referente dentro de las Regiones Europeas en el desarrollo del mercado, reivindicando las capacidades y competencias tecnológicas.

Este estudio será financiado por el European Investment Bank (EIB) y contará con la colaboración estratégica de la European Cyber Security Organization (ECSO) y la participación de la Comisión Europea.

El impulso de la plataforma ECIP pretende mejorar la financiación y el crecimiento de las empresas europeas de ciberseguridad para poder competir con empresas de Estados Unidos, Reino Unido o Israel, entre otras.

La ciberseguridad en Europa es un mercado complejo y fragmentado caracterizado por la falta de inversión y la escasez de clientes estratégicos y un posicionamiento comercial débil. Como consecuencia de estas deficiencias, en 2019 el sector de la ciberseguridad en Europa registró una diferencia de financiación de 4.000 millones de euros en relación con los de Estados Unidos y un notable déficit de competitividad frente a países como Israel y China.

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos