Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las empresas de medios de pago, conscientes de los riesgos de ciberseguridad

  • Actualidad

pagos moviles

El sector de medios de pago está afrontando una vorágine de cambios que aceleran su transformación digital. Sus empresas recurren a la tecnología para llevarla a cabo como medio para mitigar riesgos ligados a su actividad, las regulaciones y las operaciones. Son conscientes también de su exposición a ciberamenazas, como reconoce el 42% de los directivos, y a vulnerabilidades (87%).

Recomendados: 

La persistencia del ransomware Webinar

Amenazas a las empresas en España durante la pandemia Leer

Esta nueva investigación de Capgemini se centra en tres aspectos que empujan las empresas de medios de pago a transformarse rápidamente: el aumento de las operaciones de pago, más competencia y más riesgos.

Sobre la primera cuestión, el incremento de la cantidad de operaciones, el estudio recuerda que ya se habían alcanzado nuevos máximos antes de que comenzara la pandemia, tendencia que se prevé que continúe, aunque a un ritmo que reflejará tanto la mayor preferencia por operaciones sin efectivo como la ralentización de la economía mundial. El pronóstico de los autores es que las operaciones electrónicas crecerán a una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) del 12% entre 2019 y 2024.

En lo que respecta a la competencia, el análisis refleja que está aumentando con nuevos actores, como las bigtech o los neobancos, lo que está obligando a los proveedores tradicionales del mercado a evolucionar. En este punto ofrece dos datos reveladores: el 30% de los consumidores utiliza una bigtech para servicios de pago y el 50% utiliza ya un neobanco[1] para algunos pagos. Asimismo, en abril de 2020, más de 38% de los consumidores afirmaba que había descubierto a un nuevo proveedor de servicios de pago durante el confinamiento.

Con todo, la banca por internet y las transferencias directas seguían, y siguen siendo, el método de pago preferido durante la crisis sanitaria mundial, según el 68% de los consumidores encuestados. El segundo método más utilizado sería el de las tarjetas sin contacto, según indica un 64% de los consumidores, que afirma utilizarlas a menudo. Los monederos digitales (incluidos los pagos por medio de QR) son la opción preferida para el 48% de los encuestados.

Según el informe, “los medios de pago alternativos podrían seguir impulsando el uso de pagos sin efectivo, por la búsqueda de rapidez, comodidad y una experiencia mejor por parte de los clientes”. En este sentido, la previsión es que el número de usuarios de monederos digitales pase de 2.300 millones en 2019 a 4.000 millones en 2024, el 50% de la población mundial. Los pagos invisibles, o procesos automatizados de pago, como los que se ofrecen en las tiendas Amazon Go y Uber están también cerca de alcanzar un crecimiento del 51% CAGR en el periodo 2017-2022.

Riesgos que observan
Con un mercado todavía en dificultades y el aumento de las opciones de pago disponibles, las empresas de medios de pago deben hacer frente a unos riesgos cada vez mayores en el terreno de la propia actividad empresarial, de la regulación y de las operaciones. Los directivos de estas empresas señalan que entre los riesgos muy probables a los que están expuestos sus organizaciones están la ciberseguridad (42%), las restricciones regulatorias (37%), los asociados a las operaciones (35%) y al negocio (30%). El 87% de los directivos considera que es probable o muy probable que su empresa se enfrente a vulnerabilidades cibernéticas, debido a que los delincuentes están aprovechando las debilidades abiertas por las medidas de confinamiento, que aumentan el riesgo de ciberataques, de blanqueo de capitales y de financiación del terrorismo.

Ante este escenario, “están recurriendo activamente a la tecnología para ayudar a mitigar la exposición a estos nuevos riesgos”, asegura el informe.

La otra palanca es la colaboración como parte de la transformación. “Los bancos están buscando activamente dos formas diferentes de conseguir una estructura operativa interna (back-end) más simplificada y ágil que pueda avanzar al ritmo de un servicio al público (front-end) digital, bien desarrollando capacidades internas o bien trabajando con nuevos participantes digitalmente ágiles. Además de desarrollar las capacidades internas, el 60% de los directivos de bancos cree que trabajar con terceros a lo largo de toda la cadena de valor les ayudará a aumentar las propuestas basadas en el ecosistema”, concluye el documento.

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos