Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

'Creemos que la mayor diferencia de Bitdefender está en la tecnología' (Emilio Román)

  • Entrevistas

Emilio Roman, Bitdefender

Tras casi once años en Fortinet, donde acabó como vicepresidente de ventas de EMEA y APAC, y cinco años en Scality, un proveedor de almacenamiento cloud, Emilio Román vuelve al mundo de la seguridad y lo hace como vicepresidente de EMEA de Bitdefender.

Dice que en realidad nunca ha estado muy desligado del mundo de la seguridad, que lo encuentra “igual que lo dejé” en cuanto a empresas e individuos, no así en cuanto a tecnología “que ha cambiado radicalmente en los últimos años”, cuando se ha roto el perímetro de seguridad, la migración al cloud ha avanzado y temas como el IoT, los contenedores o el 5G se han convertido en el próximo campo de batalla para la ciberseguridad.

Este contenido salió publicado en el número de julio de la revista IT Digital Security disponible desde este enlace.

En los últimos años Bitdefender, fundada en 2001 en Bucarest, ha comprado tres empresas: Profil Technology, en 2017, y SMS eTech y RedSocks Security en 2018. En los últimos años el mundo del endpoind mira hacia los fabricantes de EDR y ha dado la bienvenida a nuevos entrantes en un mercado ya saturado con multitud de empresas.

Trabajo en equipo, independientemente de que se trabaje desde casa, en la oficina, o incluso en otro país, y una gran experiencia con el canal de distribución son dos de las cosas que Emilio Román quiere aportar a Bitdefender; “no solo en España, sino en toda Europa, tengo una larga experiencia y trayectoria de trabajo con partners, con un canal de distribución a distintos niveles. Yo creo que, modestamente, es lo que puedo aportar”.

En 2011 Bitdefender lanza su oferta para empresas, un negocio que actualmente se reparte al 50% con el negocio de consumo. El nivel de crecimiento de ambos negocios es muy dice, asegura Emilio Román, asegurando que “disponemos de una tecnología y de un producto para securizar las mayores y más complejas infraestructuras”, un producto que, además, es muy fácil de usar y fácil de gestionar, con lo que no es un requerimiento el que las empresas dispongan de un equipo muy experto “sino que la misma tecnología, con la misma protección ante todo tipo de ataques, puede ser utilizada por organizaciones y empresas de menor tamaño”.

El crecimiento del negocio empresarial y el de consumo es muy similar, “pero desde luego hay una grandísima apuesta por parte de Bitdefender en el sector empresarial”.

Sobre el peso que tienen los servicios gestionados dice el vicepresidente de EMEA que una de las tendencias que va a acelerar la pandemia sanitaria es la adopción de los servicios gestionados. Más de un 20% de los productos y soluciones de Bitdefender se entregan a través de proveedores de servicios de seguridad gestionados, “y es una parte del negocio que crece más que el resto”. Lo que todos buscan, tanto las organizaciones como los partners, “es la facilidad de utilización de nuestros productos, así como la facilidad de adquirirlo, la posibilidad de comprarlo como un servicio, con una facturación por uso mensual. Ahí es donde estamos, sin lugar a dudas”.

Guerra en el endpoint

“Nosotros no somos un nuevo fabricante que apuesta por una posible oportunidad de negocio, sino que venimos invirtiendo ahí desde hace muchísimos años”.  Esta es la respuesta de Emilio Román cuando planteamos qué opina de la entrada de nuevos actores en el mercado de la seguridad endpoint. No sólo hablamos de un grupo de nuevas empresas (Crowdstrike, SentinelOne, Carbon Black…) que dieron un paso más allá de las soluciones antivirus/antimalware tradicionales hacia el nuevo concepto de EDR que empresas más asentadas en el mercado de seguridad endpoint tardaron en adoptar, sino otros jugadores que amplían su alcance más allá de la seguridad de red para proteger el puesto de trabajo o los dispositivos móviles (Fortinet, Check Point, Palo Alto), etc.

Reconoce el directivo que “hay una clara tendencia del paso de protección del puesto de trabajo, de soluciones antivirus más tradicional a EDR e incluso a MDR”; insiste en que “la apuesta por la tecnología por nuestra parte no viene en los últimos años, viene de hace muchísimos años”; y asegura que la compañía dispone de una base de clientes enorme en los que “el salto a EDR, a MDR, es sólo un upgrade de las soluciones existentes con la mejor de las tecnologías y sin tener que empezar desde cero”.

El mercado de seguridad endpoint, que ha recuperado gran protagonismo ante la pérdida de un perímetro tras el que se escondieron durante años los puntos finales de las amenazas es una gran oportunidad de negocio, “pero creemos que solo se puede triunfar con la mejor de las tecnologías y creemos estar en posesión de ellas”.

Innovación

“Nos consideramos como uno de los mayores innovadores a nivel global en ciberseguridad”, dice Emilio Román, recordando que la compañía ya securizaba el IoT en 2015, con un producto llamado Bitdefender Box; y hacía malabares con la inteligencia artificial y el machine learning aplicado a la seguridad desde 2008. “Creemos que la mayor diferencia de Bitdefender está en la tecnología”, asegura.  De los más de 1.600 empleados, la mitad están dedicados a la investigación y desarrollo y, según Román, un tercio de las empresas de ciberseguridad en el mundo utilizan tecnología Bitdefender.

La innovación tecnológica en Bitdefender es clave “no sólo en la realidad de hoy, sino de lo que esperamos que venga en el futuro, es decir, 5G con aplicaciones de mucha más alta velocidad y, por tanto, con muchos más dispositivos conectados; Quantum computing, que probablemente, junto con inteligencia artificial, va a implicar un cambio muy grande tanto para proveedores de servicios como para cibercriminales. Creemos que estamos ante una gran disposición de proveer de seguridad hoy, mañana y en los próximos cinco y diez años”.

En todo caso, finaliza Emilio Román asegurando que la estrategia de la compañía es extraordinariamente clara: seguir ofreciendo una solución tecnológicamente a la cabeza, con una organización y un grupo de partners que directamente miran al canal de distribución con el que trabajamos.

Impacto de la pandemia

“La pandemia no cambia el panorama, pero probablemente acelere las tendencias que ya vienen desde hace tiempo”, responde Román cuando le preguntamos si la crisis de COVID-19 cambiará los hábitos de compra de seguridad de las empresas.

No sólo habla de tendencias en cuanto a la utilización de la tecnología, sino en la manera de adquirirla. Reflexiona en que muchos de los decisores de compra en las empresas son milenials, con los que no solamente la facilidad de utilización, la facilidad de gestión, sino la sencillez de adquisición de la tecnología es clave.

Asegura Román que “la facilidad de adquisición y de pago es absolutamente clave. Es nuestra parte del negocio de seguridad gestionada; trabajamos con nuestros partners y con plataformas digitales que permiten la adquisición fácil, la adquisición por uso, y el trabajo con suscripciones y no con licencias. Creemos que es una de las tendencias que está siendo acelerada y que va a ser acelerada por la situación actual de la pandemia”.

Rosalía Arroyo

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos