Casi el 32% de las aplicaciones presenta fallos de seguridad en el primer escaneo

  • Endpoint

riesgos - desarrollo

Cuando llevan cinco años en producción, casi el 70% de las aplicaciones tiene al menos un fallo. El escaneo a través de API, la formación práctica en seguridad y la frecuencia de escaneo se han reconocido como los factores claves para reducir la introducción de fallos con el paso del tiempo.

  Recomendados....

» Cómo se protege una ciudad como Madrid. (Guillermo Obispo, IAM)  Entrevista
» Estados de la ciberseguridad en España Informe
» Claves para la confianza del ciudadano en los servicios públicos Acceder 

El coste medio de una filtración de datos ronda los 4,35 millones de dólares. Las empresas podrían ahorrar tiempo y dinero si los equipos de desarrollo dan prioridad a la reparación en las primeras fases del ciclo de vida de desarrollo del software con el fin de minimizar el riesgo causado por la acumulación de fallos. De hecho, un informe sobre el estado de la seguridad del software 2023 de Veracode desvela que la acumulación de fallos a lo largo del tiempo es tal que casi el 32% de las aplicaciones presenta fallos en el primer escaneo y, cuando llevan cinco años en producción, casi el 70% contiene al menos un fallo de seguridad.

Tras el escaneo inicial, las aplicaciones entran rápidamente en un periodo de luna de miel de estabilidad, y casi el 80% no presenta ningún fallo nuevo durante el primer año y medio. Sin embargo, a partir de ese momento, el número de nuevos fallos introducidos empieza a aumentar de nuevo hasta alcanzar aproximadamente el 35% al cabo de cinco años.

El estudio descubrió que la formación de los desarrolladores, el uso de múltiples tipos de escaneo, incluido el escaneo a través de API, y la frecuencia de escaneo son factores que influyen a la hora de reducir la probabilidad de introducción de fallos, lo que indica que los equipos deberían convertirlos en componentes claves de sus programas de seguridad de software.

Por ejemplo, que pasen meses entre los escaneos se correlaciona con una mayor probabilidad de que se encuentren fallos cuando finalmente se realiza uno. Además, los principales fallos de las aplicaciones varían en función del tipo de prueba, lo que evidencia la importancia de utilizar varios tipos de escaneos para garantizar que no se pasen por alto fallos difíciles de identificar.

En general, los datos muestran una probabilidad del 27% de que se introduzcan nuevos fallos en una aplicación en un mes cualquiera. Las empresas que escanean a través de API reducen esta probabilidad al 25%.