Casi una cuarta parte de los consumidores españoles ha sido objeto de fraude digital

  • Endpoint

SAS estudio fraude

El vector de ataque más usual ha sido el phishing, seguido de las estafas en tarjetas de regalo o incluso con dinero, y del robo de identidades. Casi cuatro de cada diez ciudadanos admiten que la preocupación por el robo de su identidad es un obstáculo a la hora de utilizar la tecnología.

TransUnion ha presentado el estudio Consumer Pulse, correspondiente al tercer trimestre de 2022, en el que destaca que el 22% de los ciudadanos afirma haber sido objetivo de un fraude digital en los últimos tres meses. De ellos, el 4% afirma que acabó siendo víctima del ataque.

Por edades, el 37% de los consumidores incluidos en la denominada Generación Z afirmó haber sido objetivo de los ciberdelincuentes al menos una vez en los últimos tres meses. Esto es especialmente preocupante, ya que se trata del grupo de edad que afirma también que realizará un mayor gasto tanto en tiendas físicas como en Internet en los próximos tres meses.

El vector de ataque más usual entre los que afirman haber sido objetivo de un ciberataque ha sido el phishing (25%), seguido de las estafas en tarjetas de regalo o incluso con dinero (23%), y del robo de identidades (21%).

Compartir datos personales es una preocupación importante. El 77% se muestra inquieto con este hecho y, de ese grupo, el 70% tiene miedo a sufrir un robo de identidad, el 63%, a que haya una invasión a su privacidad, y el 40%, a recibir comunicaciones publicitarias no solicitadas.

“Las preocupaciones relacionadas con el fraude demandan un foco mayor sobre la protección de la identidad de los compradores de forma que se les empodere y se les ayude a tener más confianza en los sitios online que utilizan”, afirma Lisette González, directora general de TransUnion en España. “Procesos tediosos o experiencias negativas llevan a los clientes a declinar ofertas de crédito. Y las comprobaciones de identidad o las medidas de prevención son importantes en cualquier solicitud de crédito, pero los españoles se sienten frustrados con la complejidad de los procesos. Optimizar esto a la vez que se protege también a la entidad de crédito tendría un impacto muy positivo en los resultados del mercado de crédito”.