Las criptomonedas están de moda, y las estafas relacionadas con ellas también

  • Endpoint

Bitcoin

Los estafadores siempre están inventando nuevas tecnologías "de vanguardia" para atraer a los inversores y generar mayores beneficios virtuales. En ocasiones suplantan la identidad de famosos o crean cuentas falsas para animar a sus seguidores a invertir en planes falsos.

Recomendados: 

14 Predicciones de Ciberseguridad para 2022 Leer

Nuevas reglas de seguridad para aplicaciones web y API Leer

En los últimos tiempos, hemos visto como monedas digitales como Bitcoin, Monero, Ethereum o Dogecoin se han popularizado. Sus valores al alza prometen grandes ganancias para los inversores, y tan creciente como la popularidad de los activos digitales, ya son muchos los estafadores que quieren sacar provecho de esta “criptolocura”.

Como señalan desde ESET, los interesados en criptomonedas hoy en día corren un gran riesgo de fraude. Esta nueva tendencia viene acompañada de un mundo sin ley y sin regulación en el que los delincuentes están atentos y listos para atacar. Por ejemplo, entre octubre de 2020 y mayo de 2021, los estadounidenses perdieron unos 80 millones de dólares en miles de estafas relacionadas con las criptomonedas, según la FTC. En el Reino Unido, la policía afirma que las víctimas perdieron más de 146 millones de libras en los primeros nueve meses de 2021.

ESET también alerta de que los usuarios que almacenan de forma segura sus activos digitales pueden estar en riesgo y en el punto de mira de los ciberdelincuentes. Eso se debe a que, en numerosas ocasiones, los estafadores han conseguido extraer fondos de estas empresas, que normalmente prometen devolver lo perdido a los clientes afectados. Desgraciadamente, no existen tales garantías para las víctimas de fraudes de criptomonedas, y si se cae en una estafa, se puede perder mucho dinero. Es preciso que los usuarios tomen las debidas precauciones cuando se trata de criptomonedas, y para ello ESET ha recopilado las amenazas más comunes en el universo cripto:

· Estafas Ponzi: se trata de un tipo de estafa en la que se engaña a las víctimas para que inviertan en una empresa inexistente o en un "plan para hacerse rico rápidamente", que en realidad no hace más que llenar el bolsillo del estafador. Las criptomonedas son ideales para esto, ya que los estafadores siempre están inventando nuevas tecnologías "de vanguardia" para atraer a los inversores y generar mayores beneficios virtuales.

· Pump and dump: los estafadores animan a los inversores a comprar acciones de empresas de criptomonedas poco conocidas, basándose en información falsa. Posteriormente, el precio de las acciones sube y el estafador vende sus propias acciones, obteniendo un buen beneficio y dejando a la víctima con acciones sin valor.

· Opiniones falsas de famosos: los estafadores suplantan la identidad de famosos o crean cuentas falsas para animar a sus seguidores a invertir en planes falsos como los anteriores.

· Intercambios falsos: los estafadores envían correos electrónicos o publican mensajes en las redes sociales prometiendo el acceso a dinero virtual almacenado en bolsas de criptomonedas. El usuario suele tener que pagar primero una pequeña cuota, pero el intercambio no existe y su dinero se pierde para siempre.

· Aplicaciones impostoras: los ciberdelincuentes falsifican aplicaciones legítimas

· Comunicados de prensa falsos: a veces los estafadores consiguen incluso engañar a los periodistas, que vuelven a publicar información falsa. Muchos de estos comunicados de prensa falsos forman parte de esquemas de pump and dump diseñados para hacer más valiosas las acciones de los estafadores en las monedas.

· Phishing/implantación: el phishing es una de las formas más populares de operar de los estafadores. Los correos electrónicos, los mensajes de texto y las redes sociales se falsifican para que parezcan enviados por una fuente legítima y de confianza, como, por ejemplo, un proveedor de tarjetas de crédito, un banco o un funcionario del gobierno, que solicita el pago de algo en criptomoneda.

La mejor arma para combatir el fraude es ser precavido con la información que consumimos, y nunca facilitar datos personales a una entidad que se ponga en contacto contigo sin haberlo solicitado. Por otra parte, si algo es demasiado bueno para ser verdad, suele ser peligroso o arriesgado invertir en ello. También es importante, activar la autenticación de dos factores para cualquier cuenta de criptomoneda que tengas, descartar cualquier "oportunidad" de inversión que requiera un pago por adelantado, y no utilizar tiendas de aplicaciones no oficiales.