Consejos básicos para navegar seguros por Internet

  • Actualidad

https Internet cifrado

Los navegadores web son nuestra puerta de entrada al mundo digital, y se han convertido en un depósito de credenciales, cookies, búsquedas y datos que podrían ser objetivos de los atacantes. De hecho, estos pueden realizar ataques para controlar un ordenador de forma remota y acceder a la red a la que el usuario está conectado. Repasamos las medidas básicas que los evitan.

Hay muchas amenazas que se dirigen a los navegadores más directamente que otras, como la explotación de vulnerabilidades, plugins maliciosos, envenenamiento del DNS, secuestro de sesión, ataque al navegador o explotación de aplicaciones web.

Los usuarios pueden tomar medidas para mitigar los riesgos de seguridad y privacidad al navegar por la web, y ESET las ha resumido en doce puntos:

1. Mantener el navegador y los plugins actualizados, para mitigar el riesgo de explotación de vulnerabilidades. Además, conviene desinstalar también los plugins obsoletos para reducir aún más la superficie de ataque. 

2. Visitar sólo sitios HTTPS (los que tienen un candado en la barra de direcciones del navegador), lo que significa que los ciberdelincuentes no pueden espiar el tráfico entre el navegador y el servidor web. 

3. Estar pendiente de los casos de phishing para reducir el riesgo de las amenazas del navegador que se dan a través del correo electrónico y de los mensajes en línea. Nunca respondas o hagas clic en un correo electrónico no solicitado sin comprobar los datos del remitente. Además, no entregues ninguna información sensible. 

4. Pensar antes de descargar cualquier aplicación o archivo. Hacerlo siempre a través de las webs oficiales. 

5. Utilizar una aplicación de autenticación multifactor (MFA) para reducir el impacto del robo de credenciales. 

6. Emplear una VPN de un proveedor de confianza, y no una versión gratuita. Esto creará un túnel encriptado en el tráfico de Internet para mantenerlo seguro y ocultarlo de los rastreadores de terceros.

7. Invertir en un software de seguridad multicapa de un proveedor de confianza. 

8. Activar las actualizaciones automáticas del sistema operativo y del software del dispositivo. 

9. Actualizar la configuración del navegador para evitar el seguimiento y bloquear las cookies y las ventanas emergentes de terceros. 

10. Desactivar el modo de autoguardar la contraseña en el navegador, aunque esto afectará a la experiencia del usuario al iniciar la sesión. 

11. Considerar la posibilidad de utilizar un navegador/buscador centrado en la privacidad para minimizar el intercambio de datos encubierto. 

12. Utilizar las opciones de navegación privada (por ejemplo, el modo incógnito de Chrome) para evitar el seguimiento de las cookies.