El NIST aprueba los primeros algoritmos de cifrado resistentes a la computación cuántica

  • Actualidad

cifrado

Los cuatro algoritmos de cifrado seleccionados pasarán a formar parte del estándar criptográfico post cuántico del NIST, que se espera que finalice en unos dos años.

Recomendados: 

Generando entornos de datos modernos. Webinar

SASE. El futuro de la seguridad en la red. Acceder

El Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST - National Institute of Standards and Technology) del Departamento de Comercio de Estados Unidos, ha elegido el primer grupo de herramientas de cifrado que están diseñadas para resistir el ataque de un futuro ordenador cuántico, que podría romper la seguridad utilizada para proteger sistemas digitales como la banca online.

Después de seis años trabajando para identificar un algoritmo de cifrado que supere la era de los ordenadores cuánticos, el NIST ha seleccionado el algoritmo CRYSTALS-Kyber para un cifrado de propósito general utilizado para proteger la información intercambiada a través de una red pública, debido a su velocidad y pequeñas claves de cifrado, y los algoritmos CRYSTALS-Dilithium, FALCON y SPHINCS+ para firmas digitales, utilizadas para la autenticación de identidad. Los cuatro algoritmos fueron creados por expertos de múltiples países e instituciones que colaboraron.

Fue en 2016 cuando el NIST pidió a los criptógrafos del mundo que diseñaran y examinaran métodos de cifrado que pudieran resistir el ataque de una futura computadora cuántica, mucho más potente que las máquinas disponibles en la actualidad. La selección constituye el comienzo del final del proyecto de estandarización de la criptografía post cuántica de la agencia; una estandarización que será vital a la hora de ayudar a las empresas a identificar qué soluciones implementar en sus entornos para proteger sus datos contra las amenazas post cuánticas, que se espera que estén disponibles en 2030.

A medida que más organizaciones busquen o inviertan en protegerse contra futuras amenazas cuánticas se prevé que el mercado de criptografía cuántica alcanzará un valor de 291,9 millones para 2026.

A través de un comunicado el NIST explica que tres de los algoritmos seleccionados se basan en una familia de problemas matemáticos llamados redes estructuradas, mientras que SPHINCS+ utiliza funciones hash.

Mientras el estándar está en desarrollo, NIST alienta a los expertos en seguridad a explorar los nuevos algoritmos y considerar cómo los usarán sus aplicaciones, pero pide que aún no los inegren en sus sistemas, ya que los algoritmos podrían cambiar ligeramente antes de que se finalice el estándar.