Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Los sistemas de eyetraking, biometría de voz y reconocimiento facial encuentran su hueco en la era post-Covid

  • Actualidad

Eyetracking-covid

El distanciamiento social es la nueva premisa en el mundo que sale tras la emergencia mundial generada por el coronavirus y, junto a la esa necesidad, el uso de mascarillas y el lavado de manos, se impone también el uso de sistemas contactless, que permiten realizar acciones sin contacto y con seguridad. Tecnologías como la biometría de voz o la facial y soluciones de seguimiento ocular aumentarán su uso más de lo que se preveía antes de la crisis.

 

Recomendados: 

WEBINAR >> Vídeo colaboración y reuniones virtuales para una comunicación efectiva Registro 

WEBINAR >> Automatización Inteligente de Procesos para asegurar la continuidad del negocio Registro

En 2018, el mercado global de ‘eyetracking’ movió en torno a 287 millones de dólares, y se le pronosticaban crecimientos anuales del 27,4% hasta 2025. Hoy estas estimaciones se han quedado escasas “dada la situación actual”, según nos explica la compañía vasca Irisbond, pionera en este mercado, que ha reunido una serie de usos de esta tecnología en el periodo de desescalada y la era post-Covid.

- Acceder a ascensores: los ascensores son uno de los lugares en los que existe más riesgo de contagio del coronavirus, ya que requieren de un contacto físico para su uso. La aplicación del eyetracking aquí es clave, las cámaras rastrean la mirada de los usuarios y detectan en dónde se fija la vista y qué es lo que se quiere hacer, abrir o cerrar las puertas o indiciar el piso al que se dese acceder sin necesidad de tocar los interruptores. Hoy en día casi todos los edificios cuentan con ascensores, de hecho, se estima que para el año 2024 el volumen del mercado de ascensores o elevadores ascienda a 23,16 millones.

- Realizar operaciones en cajeros automáticos y bancos: referente a los cajeros automáticos, se estima que el volumen de mercado ascienda hasta 28,2 billones y el de las puertas y puntos de acceso hasta 12,1 billones. Y es que su uso público forma parte de la realidad cotidiana; sin embargo, ya es posible poner en marcha una nueva forma de interactuar con ellos gracias a soluciones biométricas, de manera 100% segura y de una forma más natural y “sin contacto”: la mirada.

- Controlar el acceso: existen infinidad de actos y rutinas en el día a día que son propensos a favorecer el contagio del virus, como es el caso de los accesos, o la apertura y cierre de puertas. A través de la instalación de cámaras y sensores en los puntos de acceso, se puede seguir el movimiento ocular para entrar o salir, sin necesidad de contacto físico con los pomos. Esta solución es muy útil para acceder a todo tipo de edificios (comunidades de vecinos, oficinas, públicos), para grandes eventos, para el transporte público…

- Realizar de pagos: las compras en supermercados o comercios es otra de las actividades sin las cuales difícilmente una sociedad puede funcionar con normalidad. Gracias a las tecnologías de seguimiento ocular con avanzados algoritmos de software, basados en inteligencia artificial, se traduce la mirada para ofrecer un acceso a la información de forma natural, segura, 100% personal e intuitiva y de manos libres y, además, incluso funciona usando gafas o lentes de contacto.

- Manejar maquinaria o control de dispositivos en entornos laborales: esta tecnología permite manejar equipos o dispositivos en entornos laborales como, por ejemplo, las interfaces de los sistemas de control de las líneas de ensamblaje, las pantallas táctiles o los controles remotos a través de tablets, así como los entornos relacionados con la oficina. Todo ello, con una interacción sin contacto y de fácil uso, ya que no requiere conocimientos informáticos.

Como explica Eduardo Jáuregui, fundador de Irisbond, “el Covid-19 ha adelantado años el despegue de ciertas tecnologías que, si bien ya podían aplicarse, se iban relegando por no ser fundamentales. No es ciencia ficción, y no son necesarios nuevos avances, porque estas soluciones ya son una realidad que se puede implementar de forma sencilla. Ya se estaba viendo en ciertos sectores como la industria, la medicina o el marketing, pero ahora, además de la naturalidad en su usabilidad traen consigo el beneficio de evitar la propagación de esta u otras pandemias. Y lo mejor de todo es que se vale del medio de comunicación más natural y universal: la mirada”.

Otra compañía española, Biometric Vox, especialista en herramientas de biometría de voz, ha analizado una serie de actividades en las que sus soluciones tecnológicas pueden ser de utilidad en la era post-Covid y destaca las siguientes:

- Firmar con la voz: hasta ahora, para firmar cualquier tipo de contrato era necesario acudir presencialmente, tener contacto con distintas personas y objetos como papeles o bolígrafo. Sin embargo, todo esto puede evitarse con una solución de firma digital por voz.

- Control de presencia laboral: tarjetas, códigos introducidos a través de teclado, hojas de Excel que más tarde se imprimen y pasan de mano en mano… Estas eran algunas de las formas usadas por las empresas para registrar la jornada laboral de sus empleados. Este tipo de biometría también puede ser muy útil porque existen herramientas, que es capaz de reconocer de forma inequívoca a cada empleado por su voz.

- Pagar con la voz: la voz es el medio natural de comunicación y qué mejor forma de pagar por tus compras, que a través de una palabra o frase. Hasta ahora había que teclear claves, recordarlas… y ahora teclear es sinónimo de posible contagio. Hay soluciones que permiten utilizar la voz para autorizar cualquier pago ya sea online o de manera física, evitando con ello el posible contagio y asegurando nuestra identidad al 100%.

- Control de acceso, esencial por ejemplo en las apps bancarias: a través de los rasgos característicos de la voz también es posible crear un control de acceso a distintos servicios. Mirar la cuenta del banco, desbloquear el móvil o pedir una doble autentificación en la que una de ellas sea la propia voz a la hora de realizar un pago por internet, son algunas de las funciones que contarán con una seguridad del 100%, evitando cualquier tipo de fraude posible.

- Controlar un hogar u oficina inteligente: ya es una realidad la posibilidad de controlar nuestra propia casa u oficina a través de nuestra voz, reemplazando la llave que abre actualmente nuestros hogares, mediante biometría vocal.  Asimismo, esta tecnología permite hacer uso de infinidad de dispositivos que están conectados a internet (smartphones, televisores, asistentes virtuales, etc.) sin tener que estar en contacto con ellos.

Hay un tercer segmento de mercado que está en las mismas circunstancias, el de tecnologías de reconocimiento fácil que, en solo un año, crecerá un 17,1%, según los datos de MarketsandMarkets, cuyo pronóstico indica que su cifra de negocio pasará de los 3.800 millones de dólares en 2020 a los 4.500 en 2021. A este crecimiento contribuirá en gran medida las medidas que se tomarán para contener al coronavirus, al menos mientras no haya vacuna y, en este sentido, es indiscutible la aportación de estas soluciones para verificar la identidad sin que haya contacto con ningún tipo de dispositivo.

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos