Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Qué esperar en 2019 de las herramientas y servicios ciberdelictivos

  • Actualidad

2019 amenazas Fortinet

Los especialistas de Fortinet han analizado cuáles serán los métodos y las estrategias que van a emplear los ciberdelincuentes en 2019. Con la entrada en juego de la inteligencia artificial y las técnicas de aprendizaje automáticos, los ataques van a ser más complejos e inteligentes, lo que complicará la prevención y la defensa.

También puedes leer...

DNS Security for Dummies

Diez capas de seguridad para contenedores

20 Casos de uso de CASB

Los riesgos de Blockchain

Diez consejos sobre la gestión de Bots

Según los expertos de la firma, los ataques cibernéticos se volverán más inteligentes y sofisticados, al emplear técnicas de machine learning y automatización.

En su pronóstico, creen que el fuzzing de inteligencia artificial, técnica hasta ahora utilizada solo por investigadores profesionales de amenazas en entornos de laboratorio, empezará a ser utilizada por los ciberdelicuentes que, a través de programas de fuzzing automatizados, podrán acelerar el proceso para descubrir vulnerabilidades de día cero, lo que llevará a un aumento de los ataques de día cero dirigidos a diferentes programas y plataformas.

Al emplear el fuzzing de inteligencia artificial (AIF), Fortinet también predice que aumentará significativamente la velocidad a la que se introducen los exploits de día cero y “una vez que este proceso se haya racionalizado, se habilitará la minería como servicio de día cero, creando ataques personalizados para objetivos individuales, lo que cambiará drásticamente la forma en que las organizaciones deben abordar la seguridad, ya que no habrá manera de anticipar dónde aparecerán estos días cero, ni cómo defenderse adecuadamente de ellos”, señala.

Esto será especialmente difícil cuando se utilicen muchas herramientas de seguridad aisladas o heredadas que muchas organizaciones han desplegado en sus redes hoy en día.

Por otro lado, el precio de los exploits de día cero ha sido bastante alto, principalmente por el tiempo, el esfuerzo y la habilidad necesarios para descubrirlos. A medida que la tecnología de IA se va aplicando, estos exploits pasarán de ser extremadamente raros a convertirse en una mercancía. En este punto, sus especialistas dicen que “la aceleración en el número y variedad de vulnerabilidades y exploits disponibles, incluyendo la habilidad de producir rápidamente exploits de día cero y proveerlos como un servicio, puede impactar radicalmente en los tipos y costes de los servicios disponibles en la dark web”.

Ataques en enjambres
Según la firma, los ataques en enjambres y colmenas aumentarán el peligro. Al respecto, dicen que los avances significativos en ataques sofisticados impulsados por la tecnología de inteligencia basada en enjambres acercan a la realidad de las redes de bots basadas en enjambres conocidas como hivenets o colmenas. Esta nueva generación de amenazas se utilizará para crear grandes enjambres de robots inteligentes que puedan operar de forma colaborativa y autónoma. Dicho de otra forma, ya no hay un solo cerebro que controla al resto de los dispositivos comprometidos para atacar, sino que cada colmena dispone de su propia inteligencia para garantizar el éxito del ciberataque.

“Estas redes de enjambres no solo elevarán el listón en cuanto a las tecnologías necesarias para defender a las organizaciones, sino que, al igual que la minería de día cero, también tendrán un impacto en el modelo de negocio ciberdelictivo subyacente. En última instancia, a medida que evolucionen las tecnologías de explotación y las metodologías de ataque, su impacto más significativo será en los modelos de negocio empleados por la comunidad delictiva cibernética”, explica.

También habrá ataques en enjambres a la carta. En este punto, dicen sus especialistas que la capacidad de subdividir un enjambre en diferentes tareas para lograr un resultado deseado es muy similar a la forma en que el mundo ha avanzado hacia la virtualización. En una red virtualizada, los recursos pueden girar hacia arriba o hacia abajo en las máquinas virtuales, basándose completamente en la necesidad de abordar problemas particulares como el ancho de banda. Del mismo modo, los recursos de una red de enjambres podrían asignarse o reasignarse para hacer frente a problemas específicos que se plantean en una cadena de ataques. Un enjambre que los empresarios criminales ya han preprogramado con una serie de herramientas de análisis y exploits, combinado con protocolos de autoaprendizaje que les permiten trabajar como grupo para refinar sus protocolos de ataque, hace que para los ciberdelincuentes un ataque sea tan simple como seleccionar un menú a la carta.

Finalmente, hay otra mala noticia. Los ciberdelincuentes también utilizarán machine learning para que sus sistemas aprendan.

El aprendizaje automático es una de las herramientas más prometedoras en seguridad defensiva. Los dispositivos y sistemas de seguridad pueden ser entrenados para realizar tareas específicas de manera autónoma, tales como comportamientos de línea base, aplicación de análisis de comportamiento para identificar amenazas sofisticadas, o rastreo y parcheo de dispositivos. Este proceso, desafortunadamente, este proceso también puede ser explotado por los ciberdelincuentes. “Al centrarse en el machine learning, estos podrán entrenar a los dispositivos o sistemas para que no apliquen parches o actualizaciones a un dispositivo en particular, para que ignoren tipos concretos de aplicaciones o comportamientos, o para que no registren el tráfico específico a fin de evadir la detección. Esto tendrá un importante impacto evolutivo en el futuro del aprendizaje automático y la tecnología de inteligencia artificial”, apuntan.

 

Suscríbete a nuestro Newsletter

* Todos los campos son requeridos